Córdoba: indignación por el robo de un generador eléctrico a los bomberos que trabajan para combatir los incendios en las sierras

El equipo servía para alimentar los sistemas de comunicaciones del centro de operaciones que montaron en Villa Giardino. Los ladrones actuaron durante la madrugada, cuando el personal se encontraba descansando
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 20:14

 

La noticia causó indignación entre los vecinos de Villa Giardino, en Córdoba: durante la madrugada del viernes, mientras los bomberos voluntarios descansaban tras otra ardua jornada combatiendo el fuego, se robaron el generador del camión del Comando de Incidentes.

El equipo, que pertenece a los Bomberos Voluntarios de La Cumbre, estaba instalado en el centro de operaciones que montaron en esa localidad y servía para alimentar equipos de comunicaciones que utilizan para estar en contacto con las tropas que buscan controlar el incendio en las sierras.

Para poder continuar con su tarea, los bomberos tuvieron que hacer una conexión irregular con una obra cercana.

“Estamos trabajando en el barrio El Molino de Villa Giardino. En la madrugada del viernes nos acostamos a dormir un rato porque no teníamos actividad y nos levantamos con esta sorpresa”, relató el comisario general de la Federación de Bomberos Voluntarios de Córdoba, José Macías a Cadena 3.

Camión del Comando de Incidentes.

Si bien ya efectuaron la denuncia correspondiente, los bomberos apelaron al sentido común de los delincuentes: “Ojalá se den cuenta del daño que hacen. No por el costo del generador, sino por lo que representa un equipo de esos para operar en los incendios”, dijo Macías.

Desde hace varios días el fuego viene arrasando las sierras de Córdoba y esta mañana se inició un nuevo foco en cercanías a la localidad cordobesa de Alta Gracia, donde trabajan 11 dotaciones de bomberos para combatirlo. También continúa activo el que se registra en Characato en el norte del Valle de Punilla.

Las llamas ya dañaron unas 70 mil hectáreas y los principales focos se registraron en Villa Carlos Paz, Las Jarillas y San Antonio; el de Alta Gracia; el de Malagueño; el de Observatorio Bosque Alegre, y el de Quebrada del Rayo.

Desafortunadamente, el fuerte viento sigue complicando el accionar de los bomberos, y las lloviznas que se dieron en la mañana de ayer no bastaron para humedecer lo suficiente el terreno, que continúa estando muy seco y sin pronóstico de nuevas precipitaciones en el corto plazo.

Estos son los dos únicos incendios que permanecen activos en la provincia, donde fueron desplegados unos 400 bomberos, 10 aviones hidrantes, 2 helicópteros y aeronaves pertenecientes a la Provincia y a la Nación. Las autoridades pidieron a los vecinos de las zonas afectada que no se acerquen, ya que no están preparados para esa labor, y en muchos casos entorpecen el accionar de los vehículos de emergencias y de los propios bomberos.

El viernes, dos vecinos del valle de Punilla murieron, uno de ellos por inhalación de monóxido de carbono y el otro por quemaduras, mientras intentaban combatir los incendios forestales por su cuenta.

Ante la emergencia, el gobernador Schiaretti dispuso este jueves que “el Fondo de Asistencia en Situaciones de Desastre ascienda a 1.000 millones de pesos”, y anunció también la adquisición de 20 kits de almacenamiento de agua de 700 litros “que se trasladan en camionetas y permiten atacar más fácilmente el fuego en zonas aledañas a viviendas”.

Galería de fotos