El Gobierno puso a su primer juez en Comodoro Py y va por más

El pliego de Roberto Boico, abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner, fue aprobado el jueves en el Senado y se convertirá en juez de la Cámara Federal porteña.
domingo, 14 de marzo de 2021 · 12:47

El Gobierno de Alberto Fernández logró colocar su primer juez en Comodoro Py. Se trata de Roberto Boico, abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner y elegido para convertirse en juez de la Cámara Federal porteña, el tribunal que define el rumbo de las causas de corrupción. Sólo resta la firma del presidente para confirmar su nombramiento.

Además, están en marcha los concursos para ocupar otros cinco cargos claves de la justicia federal porteña en primera instancia. Boico fue elegido por el presidente en una terna de un concurso donde quedó segundo. En tanto el jueves pasado el Senado lo votó para ser el próximo juez de la Cámara Federal.

La oposición mantuvo su postura de no apoyar el pliego cuestionando la imparcialidad de Boico y asegurando que se trata de un juez kirchnerista, ya que sigue siendo el abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner en la causa del Memorándum con Irán. Según indica Infobae, renunciará a su representación cuando el presidente lo nombre.

 

Según consigna Infobae, el lugar de Boico será en la Sala II de la Cámara Federal. Allí tendrá de compañeros a Martín Irurzun y a Eduardo Farah, quien volvió a Comodoro Py el 1 de febrero. De allí se había ido en abril de 2018 luego de dar su voto en la causa Oil Combustible que liberó momentáneamente a los empresarios Cristóbal López y Fabian De Sousa, con un fallo que desató un vendaval político y las críticas abiertas del entonces presidente Mauricio Macri. 

No es un dato menor que la llegada de Boico completa la Cámara después de 15 años. La última vez que el tribunal tuvo a sus seis integrantes fue en 2006. Por entonces estaban Horacio Vigliani, Gabriel Cavallo y Eduardo Freiler en la Sala I y Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Luraschi en la Sala II.

Sin embargo, esta nueva integración de la Cámara Federal porteña tampoco es definitiva. Es que en la Sala I está compuesta actualmente por Mariano Llorens, Lepoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Bruglia y Bertuzzi son los jueces que llegaron a ese tribunal a través de traslados durante la gestión macrista y que quedaron en jaque cuando el Consejo de la Magistratura de la era Alberto Fernández decidió en julio pasado que había que revisar una decena de traslados que consideraban irregulares. 

El 3 de diciembre pasado, la Corte Suprema puso fin a la polémica de los traslados cuando, tras aceptar el per saltum que pedían Bruglia y Bertuzzi, resolvió que ningún pase de cargo podía ser considerado nombramiento definitivo. De esta manera, obligó a llamar a un nuevo concurso para designar titulares en las plazas que hoy ocupan Bruglia y Bertuzzi, en donde ellos pudieran participar. Y frustró las intenciones oficiales de tener cuatro plazas para ocupar en el concurso en el que finalmente Boico fue el único elegido.

El examen fue el 26 de febrero. Bruglia decidió no concursar porque sería convalidar un acto que cuestiona. Su destino inmediato, apenas haya un ganador de ese concurso, será el Tribunal Oral Federal 4. Bertuzzi, en cambio, sí dio el examen escrito junto a otros 54 postulantes. 

El Consejo de la Magistratura está apurado a sacar a Bruglia y Bertuzzi de la Cámara Federal. El hoy vicepresidente del cuerpo Alfredo Lugones había pronosticado en noviembre que en seis meses estarían terminado el concurso.

La vicepresidenta Cristina Kirchner cuestionó abiertamente a Irurzun y a Bruglia por haber firmado un fallo que anuló procesamientos dictados por el juez Claudio Canicoba Corral antes de jubilarse contra ex funcionarios macristas. 

Con la llegada de Boico, la reaparición de Farah y el desembarco de los que lleguen a reemplazar a Bruglia y Bertuzzi -en donde se descuenta habrá al menos una mujer-, Comodoro Py comenzará literalmente a remodelarse.

La Cámara Federal no será el único casillero en donde el oficialismo puede completar piezas. De los doce juzgados federales, hay tres que están vacantes: los que ocuparon Sergio Torres (quien juró en mayo de 2019 como integrante de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires); Claudio Bonadio (fallecido en febrero de 2020) y Rodolfo Canicoba Corral (jubilado a julio de 2020 cuando cumplió 75 años).

El próximo martes se hará el examen escrito del concurso en busca de los sucesores de Bonadio y Canicoba. Polémica en el medio, el Consejo de la Magistratura de la Nación quitó esta semana de la prueba el temario sobre "El llamado ‘lawfare’: noción y funcionamiento" y "Criminología Latinoamericana: la criminología en tiempos de totalitarismo financiero".

También está pendiente la posibilidad de que también quede vacante el juzgado federal 3. Es el que ocupa el juez Daniel Rafecas. Hace exactamente un año el presidente lo propuso para ser Procurador General de la Nación. Sin embargo, hasta ahora el Senado no trató su pliego para convertirlo en jefe de los fiscales. 

 

INFOBAE