Un pastor con pedido de captura por abusos cayó en Mendoza al ser internado por coronavirus

Hugo Caupolican Castro Rojas, de 92 años, está alojado en una clínica de Godoy Cruz, con custodia policial. Cuando se recupere, será enviado a Buenos Aires.
viernes, 5 de noviembre de 2021 · 11:21

 

El pastor del Templo de los Milagros Iglesia Biblia Abierta, Hugo Caupolican Castro Rojas (92 años), sobre quien pesaba un pedido de captura por estar acusado de varios abusos sexuales en su iglesia del partido bonaerense de San Isidro, fue detenido tras ser internado en una clínica de Godoy Cruz con diagnóstico de coronavirus, informaron este jueves fuentes policiales y judiciales.

Según consta en la causa que se investiga en la UFI temática de Violencia de Género de San Isidro, a cargo del fiscal Marcelo Fuenzalida, el acusado está investigado por hechos que "ocurrieron al menos durante el año 2019", sin poder precisar una fecha exacta.

"Los sábados y domingos en horarios previos a la celebración del culto a desarrollarse en el interior del Templo de los Milagros Iglesia Biblia Abierta sito en la calle Posadas 1470 de la localidad de Beccar, San Isidro, el imputado Castro Rojas en su carácter de pastor del Templo realizó en reiteradas oportunidades tocamientos con sus manos en los pechos de una de las víctimas, menor de edad, aprovechando su autoridad en la comunidad religiosa, hechos que fueron reiterados en varias oportunidades”, de acuerdo a la investigación.

El texto judicial indica que "meses más tarde (se produce) la misma situación" y agrega que "el mismo pastor evangélico es acusado de abusar a más de 20 mujeres durante 60 años, de acuerdo a testimonios tomados a asistentes de la iglesia", en base a lo que dijeron testigos que declararon ante los investigadores.

El fiscal solicitó la detención de Castro Rojas y el allanamiento de la sede religiosa, lo que recibió el aval de un juez, pero cuando las fuerzas policiales llegaron al lugar el hombre había desaparecido y ya no frecuentaba los lugares habituales, por lo que se lo declaró prófugo de la justicia.

Tras tareas investigativas y de inteligencia criminal, se estableció que el pastor se encontraba internado en la clínica “A Mano”, en calle Beltrán 93, entre Rivadavia y Carola Lorenzini, de Godoy Cruz.

Los investigadores mantuvieron comunicación telefónica con la Unidad Investigativa de Godoy Cruz, quien certificó que se trataba del prófugo buscado.

Inmediatamente, y tras el pedido del fiscal Fuenzalida, la policía de Mendoza decidió poner una consigna en la clínica hasta tanto se recupere el acusado y pueda ser extraditado a la provincia de Buenos Aires.

Mismo modus operandi

El reverendo Hugo Castro fundó en los años 60 la Iglesia Biblia Abierta que comenzó en Beccar (provincia de Buenos Aires), pero se fue expandiendo a otras provincias y hasta el exterior. Su fama como pastor lo llevó a formar parte del Consejo Honorario de ACIERA, organización que nuclea a la mayor parte de las iglesias evangélicas en Argentina.

La iglesia de Beccar, ubicada en la calle Posadas al 1400, es además la vivienda de los Castro y es el lugar señalado por las denunciantes como el sitio donde se producían los abusos. Las denuncias ante la justicia retratan abusos cometidos entre 1986 y 2019, pero las denunciantes recibieron el apoyo de mujeres que hoy tienen más de 70 años y aseguran también haber sido abusadas por el pastor Castro cuando eran niñas.

Los testimonios de las víctimas señalan puntos de coincidencia entre los abusos, que pese al paso de los años, repiten un patrón entre las víctimas. Chicas entre los 10 y 14 años, el manoseo a sus partes íntimas para “comprobar el desarrollo” de las niñas, el vínculo de confianza que generaba el guía espiritual con las familias para acceder a ellas y el temor de estas para contarlo. Es que el mismo que les debía acercar ‘la paz’ y el mensaje celestial era quien las sometía al horror.

Según un artículo publicado por el portal Telefé, quienes decidieron romper el silencio y comenzar a hablar hoy son madres que tienen hijas de la misma edad que ellas cuando sufrieron los abusos.

Ese fue el caso de una mujer que recién cuando su hija de 13 años le manifestó que había sido abusada, tomó conciencia que también había sido víctima del mismo pastor cuando era menor de edad.

 

Fuente: Con información de Télam y Telefé