Miércoles 2 de Noviembre de  2022 // 00:33 hs

Vinculan a Plácido Domingo al caso de la secta criminal de Villa Crespo

Las escuchas telefónicas relevadas en la investigación, que lleva a cabo Ariel Lijo, lo involucrarían en el consumo de prostitución dentro de la organización delictiva.

Plácido Domingo estuvo en el país en abril.
Escrito en NACIONALES el

El cantante de ópera español Plácido Domingo volvió a ser tapa de medios internacionales, esta vez porque estaría involucrado en la investigación del grupo de culto vinculado a la trata de personas y desmantelado en Villa Crespo.

El reconocido artista, que ya había sido denunciado tiempo atrás por situaciones de acoso y abuso de poder en el ámbito laboral, fue acusado extraoficialmente por el uso de los servicios de prostitución que ofrecía «BA Group».

Su posible participación se desprende de las escuchas telefónicas realizadas en el marco de la investigación judicial, en las que aparece hablando, con las que se descubrió el modus operandi de la organización a través de la captación de personas y la apropiación de sus bienes.

La grave denuncia contra el cantante se da en el marco, además, de la gira que realiza en América Latina, tras pasar por Argentina a mediados de abril último.

Según consta en la causa judicial, la organización – a través de mensajes vinculados al «desarrollo de la felicidad personal» – captaba personas para reducirlas a la servidumbre, ofrecerles tratamientos médicos irregulares y ofertarlas a «personas de poder» como esclavas sexuales.

La investigación está liderada por el juez Ariel Lijo, quien ordenó más de 50 allanamientos desde el último viernes, como consecuencia de un largo proceso que demandó también el seguimiento de pistas en Uruguay.

Entre las personas detenidas está Juan Percowicz, un hombre de 84 años de edad que ya había estado vinculado con una investigación similar, dos décadas atrás y por hechos similares.

En los procedimientos, a cargo del Departamento Trata de Personas de la Policía Federal,  fueron secuestrados automóviles, computadoras, teléfonos celulares, documentación y otros elementos de contenido sexual.