El fiscal que investiga el escándalo de las vacunas, rechazó la presión de la ANSES y no se jubilará

Taiano es uno de los emplazados por el Gobierno para completar sus trámites de jubilación junto a otros 200 jueces y funcionarios del Ministerio Público. “Sigo acá, pienso seguir trabajando”, le dijo a sus allegados
jueves, 25 de febrero de 2021 · 10:36

Eduardo Taiano, el titular de la Fiscalía federal N° 3 que tiene a su cargo la causa por la muerte de Alberto Nisman e impulsa la investigación por el “vacunagate”, no se va. Como otros tantos funcionarios judiciales, recibió en los últimos días una intimación que le hizo la ANSES para completar su trámite de jubilación y presentar la renuncia. Pero Taiano ya tomó una decisión: se queda en Comodoro Py.

“Sigo acá, pienso seguir trabajando”, le dijo a Taiano a sus allegados, confirmaron a Infobae fuentes judiciales.

Esta semana, el fiscal se instaló en el despacho de la jueza María Eugenia Capuchetti, por donde desfilaron los testigos de la causa por el escándalo de las vacunas. Allí, el director del Hospital Posadas Alberto Maceira y varios de los empleados del centro asistencial confirmaron los llamados “de parte del ministro” Ginés González García para avisar los que iban a ir a recibir sus dosis de Sputnik V, aunque no eran personal de salud ni tampoco ancianos de más de 80 años que estaban en ese momento habilitados a recibirla.

La situación había provocado un gran malestar entre los trabajadores del propio Hospital Posadas que aún no habían recibido su dosis. Es por eso que, tal como reveló el miércoles Infobae, cuando llegó el aviso de que iría el periodista Horacio Verbitsky, el jefe del Hospital del Posadas pidió que el director del blog “El Cohete a la Luna” no fuera hasta la sede de El Palomar para evitar incidentes.

Ahí es cuando se puso en marcha el vacunatorio vip en el Ministerio de Salud, que reveló por radio el propio Verbitsky y desató el escándalo que terminó eyectando a González García del gabinete.

Por estas horas, el fiscal Taiano evalúa ampliar las imputaciones en base a las denuncias que se sumaron al expediente original que se abrió el lunes pasado en los tribunales federales. Por ahora, los únicos imputados son González García y su mano derecha en el Ministerio, Lisandro Bonelli.