El Calafate: tener un DEA y preparación salvó la vida de un turista

Se conocieron precisiones del hecho en el que un turista sufrió un ataque cardiaco al pie del Glaciar Perito Moreno. Personal de la empresa inmediatamente activó el protocolo de emergencia que incluyó el uso de un desfibrilador, elemento clave para salvar la vida del hombre. Una ley obliga instituciones públicas, ONG y privados a tener un DEA en lugares de concentración de gente. El turista ya regresó a su ciudad.
domingo, 20 de octubre de 2019 · 09:49

Hace exactamente dos meses atrás publicamos el informe “Uso del DEA. Conocer marca la diferencia entre la vida y la muerte”, en el que reflejábamos la charla que brindó el Dr. Mario Fitz Maurice, cardiólogo especialista en electrofisiología, en la que enfatizó sobre la importancia saber cómo intervenir rápida y adecuadamente ante un caso de infarto cardiaco en lugares públicos.

También se explayó sobre el papel fundamental que tiene el uso del desfribilador externo automático (DEA) para salvar vidas. "Cuando se utiliza un desfibrilador y se hace RCP dentro de los primeros 2 o 3 minutos se salva entre el 70y el 80 por ciento de esas muertes", afirmó el especialista en aquella oportunidad.

Y eso se pudo comprobar el pasado miércoles, en el incidente ocurrido al pie del glaciar Perito Moreno. En momentos en que un grupo de turistas se aprestaba a realizar la caminata sobre el hielo.

Repentinamente uno de los turistas cayó desplomado en una evidente crisis cardíaca. Enseguida, el personal de la empresa Hielo & Aventura asistió al hombre y activó el protocolo de emergencias,  pidiendo que la ambulancia que está en la zona de pasarelas acuda al puerto “Bajo Las Sombras”.

También solicitando a la embarcación que se acerque a la margen opuesta para hacer el cruce del brazo Rico.

Los guías de trekking tomaron un desfibrilador DEA que la empresa tiene en su base. También fue muy importante que entre los turistas había un médico inglés y una doctora española, quienes junto con los guías iniciaron la maniobra de reanimación.

Al corpulento hombre en crisis cardiaca se le colocó una cánula para insuflarle aire a los pulmones y se comenzó con la maniobra de RCP.

Se activó el protocolo del DEA, tarea para la cual se ofreció la doctora española. El dispositivo electrónico fue accionado en dos oportunidades hasta que finalmente el hombre recuperó pulso y respiración, comenzando así la evacuación hacia el barco.

El hombre fue cargado en un plano rígido y llevado a pulso durante unos 600 metros hasta el barco. De allí cruzaron el Brazo Rico hasta el puerto. Ya en ese momento el turista de 52 años estaba lúcido. Una vez arribado al puerto fue subido a la ambulancia y conducido inmediatamente al hospital SAMIC de El calafate para su atención.

José Pera directivo de la empresa Hielo & Aventura, agradeció especialmente al personal del hospital, a los turistas médicos (un médico y una enfermera ingleses coma y la doctora española), y guías de montaña de su empresa.

Pera destacó la importancia de contar con un DEA (hace 14 años lo posee) y tener la preparación adecuada para su uso y también para realizar maniobras de RCP.

Desde 2015 está vigente la Ley 27.159 sobre el Sistema de prevención Integral de muerte súbita.  En ella se establece la obligatoriedad a instituciones públicas, ONG y privadas, de instalar DEA en lugares que tengan una capacidad mayor a 300 personas. Además se debe capacitar al personal para el correcto uso de estos dispositivos.

Tras unos días de internación, el turista argentino dejó el hospital. Lo hizo anticipadamente, en contra del consejo médico y haciéndose cargo de su decisión. Dos días después regresó en avión a Buenos Aires.

Ahora Calafate (Guillermo Pérez Luque)