Se desprendieron más chapas de un edificio de departamentos de Caleta Olivia

El temporal de viento que se desató en las últimas horas del lunes y que continuará al menos hasta hoy en una amplia zona de la Patagonia, provocó nuevos desprendimientos de chapas del techo de un edificio de departamentos monoblocks que conforman el barrio 2 de Abril, situado el zona sur.
miércoles, 6 de noviembre de 2019 · 11:26

Si bien en esta zona de cobertura el fenómeno climático tuvo ráfagas relativamente soportables que no superaron los 90 km/h, el techo del edificio de planta baja y tres pisos al que se accede por la Escalera N° 51, había comenzado a deteriorarse el 28 de marzo de este año.

Vale recordar que ese día la intensidad eólica superó holgadamente los 100 km/h y voló todo el techo del supermercado chino “Eterno”, contiguo al perímetro de ese mismo barrio pero, al igual que ayer, afortunada y providencialmente no hubo que la lamentar personas lesionadas por las chapas que caían a gran velocidad.

En el resto de esta ciudad, al menos hasta avanzada la tarde, no se reportaron otros daños o pedidos de auxilio, según informaran voceros de la Dirección Municipal de Protección Civil consultados por El Patagónico, al margen de observarse una gran cantidad de nubes de tierra y residuos de todo tipo que barrían calles céntricas y de barrios periféricos.

Incluso Protección Civil no tenía en sus registros el caso del edificio del barrio 2 de Abril ya que algunos vecinos que residen en sus departamentos direccionaron sus quejas a la oficina local del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV).

El nuevo desprendimiento ocurrió alrededor de las 4 de la madrugada y parte de las chapas volaron más de treinta metros hasta caer en un parque interno.

YA LO HABIAN ADVERTIDO

Según algunos residentes de plantas altas, hace varios meses plantearon el reclamo a ese organismo para que se reemplazaran las chapas desprendidas durante el temporal de marzo ya que, al quedar un hueco en el altillo, toda la estructura estaba virtualmente pasible de continuar siendo destruida por nuevos temporales.

Según comentó uno de los vecinos, que solicitó reserva de su nombre, la comunicación con el IDUV se realizó por teléfono y la respuesta de un empleado habría sido de contenido desagradable.

Por otra parte, quedó en evidencia que el hueco que existe en el techo de ese edificio -ahora de mayor dimensión- hace que el mismo se haya transformado en un gran palomar, lo que genera un serio problema ambiental, algo que se potencia por la gran cantidad de perros que deambulan por los palieres de todos los pisos.

A todo esto, los organismos viales y de seguridad pública reiteraron la continuidad del alerta meteorológica, recomendando a automovilistas transitar por las rutas con extrema precaución y en lo posible no hacerlo con trailers o casillas rodantes. (Diario El Patagónico)