Viudas de dos submarinistas calificaron al ministro Aguad de inoperante e incompetente

Continúan las críticas contra el ministro de Defensa, Oscar Aguad, sobre todo de los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan, dado que los dichos del funcionario macrista apuntaron a deslindar su propia responsabilidad y a menoscabar la capacidad profesional de los marinos.
miércoles, 22 de mayo de 2019 · 08:32

Mientras un grupo de deudos denunció el lunes al ministro Oscar Aguad por “abuso de autoridad” en un juzgado federal de Buenos Aires a cargo de Daniel Rafecas, dos de las viudas de los submarinistas arribaron a Caleta Olivia para prestar declaración testimonial en el Juzgado Federal de esta ciudad, ante la jueza Marta Yáñez, secretarios y una de las abogadas querellantes en la causa, Sonia Kreischer.

Se trata de Marcela Fernández, esposa del suboficial principal Alberto Cipriano Sánchez (de la sección armamentos) y de Andrea Mereles, esposa del suboficial segundo Ricardo Alfaro Rodríguez (cocinero), quienes a poco de llegar, el lunes por la tarde, fueron invitados por un grupo de vecinos que residen en una zona de chacras, a la cual le instituyeron el nombre de “Barrio ARA San Juan” y pintaron un inmenso mural del navío en homenaje a sus tripulantes.

En la sede de la vecinal que preside Sebastián Vázquez, recibieron un cálido recibimiento y en declaraciones formuladas a medios periodísticos hicieron expresa referencia al exabrupto que pronunció el titular de la cartera de Defensa en el acto del 17 de mayo cuando se recordó el Día de la Armada.

“YA DEBERIA HABER IMPUTADOS”

“Aguad nos faltó el respeto, por lo cual entendemos que es un inoperante, un incompetente, y debería renunciar lo antes posible”, dijo Marcela Fernández, resaltando además que es inconcebible que el ministro, tal vez exprofeso, no quiera reconocer que “ellos (los tripulantes) tenían mucha experiencia y profesionalismo”.

Por su parte Andrea Mereles dijo que es increíble que haya proferido “tremendas barbaridades delante del personal de la Armada, pero está demostrado que es él quien no tiene ni siquiera la capacidad para ocupar un puesto político porque incluso no sabe nada de armas ni de embarcaciones”.

“Para él lo más fácil es echarle la culpa a los 44 para que no se sepa la verdad, pero nosotros no vamos a permitir que todo quede en la nada porque responsables hay muchos”, añadió.

Ello la llevó a decir que “a esta altura de la causa, la jueza (Yáñez) ya tendría que tener imputados por el solo hecho de que se haya permitido navegar a un submarino en mal estado”.

A su criterio, “la jueza nunca estuvo del lado de los familiares porque generalmente mantuvo entrevistas en privado con el jefe de la Armada y con Aguad, pero con nosotros solo a través de videoconferencias”, salvo recién ayer que tomó contacto directo con estas dos mujeres.

Le recriminaron además haber tardado tanto tiempo en ordenar un allanamiento a la base de submarinos (en Mar del Plata) y que recientemente hubiera declarado públicamente “que está a punto de esclarecer la causa, pero todavía no acusó a nadie”.

PROBLEMAS Y EMERGENCIAS

Por su parte, Marcela Fernández sostuvo que en este hecho tiene responsabilidad tanto el Presidente de la Nación por ser el jefe de las Fuerzas Armadas, el ministro de Defensa y varios altos jefes de la Armada que avalaron la zarpada de ARA San Juan, a pesar de no estar en condiciones de realizar una navegación extensa y segura.

“Además –corroboró-, el día que nos mostró las imágenes del submarino en las profundidades estuvo acompañada por un oficial de la Armada y ello no nos pareció adecuado porque el mismo representaba a la parte que tiene responsabilidades y en rigor debería haber llamado a un perito que no fuera de la fuerza”.

Finalmente, ambas admitieron que sus esposos que tenían una trayectoria de 20 años y tripularon varios submarinos, les habían contado que con el ARA San Juan frecuentemente se reportaban problemas y emergencias y cada vez que retornaban a sus hogares los notaban preocupados, por lo cual “aquí se está ocultando algo que no quieren que se sepa”.

“Hemos sufrido mucho, queremos un poco de piedad, tener un día de paz porque nos destrozaron la vida y queremos que se haga justicia”, concluyeron. (Fuente: Diario El Patagónico)