Cómo funciona LADE, la línea aérea que pertenece al Estado y transporta sólo 11.000 pasajeros

Es controlada por la Fuerza Aérea y opera pocas rutas en la Patagonia y servicios chárter con un presupuesto de $247 millones asignado en 2019.
jueves, 18 de junio de 2020 · 21:19

La salida de la aerolínea Latam de la Argentina dejó al mercado doméstico en manos de apenas cuatro empresas, Aerolíneas Argentinas (que absorberá a Austral), Andes, Flybondi y JetSmart. Sin embargo, hay otra organización que pertenece al Estado argentino y que hoy tiene mínima operación.

Se trata de Líneas Aéreas del Estado (LADE), que fue creada en la década del ’40 y que hasta la cancelación de vuelos por la pandemia mantenía una esquema de vuelos regulares entre algunas ciudades de la Patagonia. LADE es una aerolínea dependiente de la Fuerza Aérea y del Ministerio de Defensa. Oficialmente se la considera como una herramienta estatal “de fomento” que tiene como objetivo unir los pueblos más alejados y carentes de medios rápidos de conexión.

“Su origen fue el deseo y la necesidad de emprender una acción comunitaria que uniese los centros de mayor densidad poblacional con los alejados pueblos de nuestro territorio, carentes de medios rápidos y regulares de comunicación creando nuevas rutas que luego serían explotadas por empresas privadas”, detalla la web de la línea aérea.

Previo a la suspensión de vuelos por la pandemia, LADE volaba a Río Gallegos, Río Grande y Ushuaia, entre otras ciudades

De acuerdo con el Presupuesto 2019, LADE cumple con el objetivo el “traslado aéreo de pasajeros y cargas” a efectos de satisfacer necesidades de carácter público, posibilitando la conexión entre las poblaciones del Sur con el Centro y Norte del país. El monto asignado a la línea aérea fue de $247 millones, de los cuales $209 millones correspondieron a gastos en personal.

En 2019 se había establecido como meta transportar 11.040 pasajeros en todo el año, una porción ínfima en comparación con los más de 16 millones de pasajeros que viajaron en vuelos domésticos a lo largo de ese período.

Previo a la suspensión de vuelos por la pandemia, LADE volaba a Río Gallegos, Río Grande y Ushuaia con dos salidas semanales (lunes y viernes) desde Comodoro Rivadavia en aeronaves SAAB 340B. También tenía vuelos desde Comodoro Rivadavía a Río Mayo en aeronaves DHC-6 Twin Otter; y a Perito Moreno y Puerto San Julián, en aeronaves SAAB 340B, que tienen capacidad para entre 30 y 34 pasajeros.

En cuanto al personal del que dispone, al cierre de esta nota la Fuerza Aérea Argentina no respondió la consulta de Infobae. El último dato es de 2014, cuando contaba con 255 personas trabajando. Entre ellas, se cuenta personal militar, pilotos, personal de mantenimiento y hasta un servicio de catering.

Sin embargo el número de empleados, como tal, es difícil de precisar. Existe superposición entre empleados de la fuerza y la línea aérea, que de hecho no tiene la estructura de una empresa ni personería jurídica. Es un programa de fomento del transporte aéreo a destinos que son poco rentables que recibe una asignación presupuestaria del Ministerio de Defensa. Así, por ejemplo, personal civil o militar puede estar destinado a ese programa como a cualquier otro destino. O los pilotos militares pueden ser asignados a volar uno de los servicios sin otra contraprestación más que un viático sin que sean considerados empleados. Lo más preciso sería hablar de personal “destinado” a LADE.

Depende de la Fuerza Aérea y del Ministerio de Defensa. Oficialmente se la considera como una herramienta estatal ‘de fomento’ que tiene como objetivo unir los pueblos más alejados y carentes de medios rápidos de conexión
En las estadísticas que releva mensualmente ANAC sobre los vuelos de cabotaje, no hay datos específicos sobre LADE. Cuando se detalla la cantidad de vuelos y pasajeros de cada aerolíneas, la línea aérea estatal queda agrupada dentro de la categoría “otros”, junto a empresas que ofrecen mayoritariamente servicios no regulares o cuyo volumen de pasajeros, dentro del contexto global, es poco significativo.

Su actividad de vuelos no regulares también incluye servicios de carga, que se realizan con un Hércules C-130. Por ejemplo, para el traslado de monedas y billetes, que se realizan a pedido del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

La aerolínea tuvo un servicio más extendido en la década del ‘70, cuando contaba con una importante red más importante que unía varias ciudades patagónicas. Su vuelo inaugural fue en septiembre de 1940, entre El Palomar y Esquel, con escalas intermedias en Santa Rosa, Neuquén y Bariloche. Comenzó con dos denominaciones LASO (Líneas Aéreas del Sudoeste) y LANE (Líneas Aéreas del Noreste), que cubría la ruta entre Buenos Aires y Cataratas del Iguazú. En 1944, se unificaron las denominaciones y se formó LADE (Líneas Aéreas del Estado).

En sus inicios, sus vuelos regulares tenían salidas desde Aeroparque, con escalas en Mar del Plata, San Antonio Oeste, Puerto Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado, San Julián, Santa Cruz y Río Gallegos. En un período, a través de convenios internacionales tuvo una escala en las Islas Malvinas, en Puerto Argentino, que se interrumpió luego de 1982.