Una red de trata internacional traficaba mujeres por rutas chubutenses

Una mujer ante la presencia de gendarmes en un control rutinario en la Ruta Nacional 3 denunció el 12 de enero que era llevada sin su consentimiento a un destino y con un fin desconocido. Ese primer paso que permitió comenzar a develar las actividades de una red internacional dedicada a la trata.
martes, 29 de enero de 2019 · 15:31

Agentes de la Gendarmería capturaron en Chubut a dos miembros de esta banda dedicada a la trata y explotación de mujeres y rescataron a cuatro víctimas. Los datos obtenidos tras el operativo permitieron corroborar que el grupo criminal opera en la Ciudad de Buenos Aires y en Bahía Blanca, pero también en Paraguay y Chile, en las localidades de Caaguazú y Punta Arenas, respectivamente.

Según publica La Nación, el sábado 12 de este mes, mientras integrantes de la "Sección Vial Trelew" revisaban un ómnibus de larga distancia que había frenado minutos antes en un desolado paraje junto a la Ruta 3, una de las víctimas no soportó la presión y comenzó a llorar. "En el control de documentos, una mujer, muy nerviosa, dijo que no sabía dónde la estaban llevando", contó el comandante general Manuel Caraballo, jefe de la Gendarmería en la zona.

Las cuatro víctimas -captadas en Paraguay- fueron acogidas bajo el sistema de testigos protegidos, mientras la investigación avanza a cargo del Juzgado Federal N°2 de Rawson, cuyo titular es Gustavo Lleral, el mismo que tiene a su cargo la investigación de la muerte de Santiago Maldonado, el militante de la causa mapuche ahogado en el río Chubut, en el llamado Pu Lof de Cushamen, el 1° de agosto del año pasado, cuando buscaba escapar de la Gendarmería durante el desalojo de un piquete indigenista en la ruta 40.

"Esta organización trasladaba a sus víctimas con un sistema de postas y utilizaba diferentes personas en cada trayecto del viaje. Las cuatro víctimas que rescatamos habían sido captadas por personas de sus propias comunidades que les ofrecieron trabajos ficticios. El destino final era Punta Arenas, en Chile, donde iban a ser entregadas para la prostitución o para la reducción a la servidumbre", explicó Caraballo.

Desde la Gendarmería señalaron que el análisis de los teléfonos secuestrados durante el operativo generó datos significativos para la investigación. La mujer que acompañaba a las cuatro víctimas se llama Liliana Alcaraz y permanece detenida. Un presunto cómplice fue demorado y luego quedó en libertad, aunque vinculado al proceso judicial.

Por el momento, los principales sospechosos identificados son todos ciudadanos paraguayos, pero los agentes federales siguen también el rastro de algunos argentinos que integrarían el grupo criminal.

Además, el comandante general Caraballo indicó que trabajan coordinadamente con la Policía de Investigaciones (PdI) de Chile, que por estas horas vigila objetivos puntuales en la sureña Punta Arenas.

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)