Por violencia contra su ex le prohíben ingreso a Rawson y podrían deportarlo

El fiscal general Osvaldo Heiber pidió que siga detenido un sujeto que desde un calabozo siguió amenazando a su mujer. Un juez de familia le impidió al sujeto el ingreso a Rawson, al disponer la prohibición de acercamiento en un radio inferior a los siete kilómetros del lugar donde vive su ex mujer.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 22:01

Se trata de Gustavo Daniel Bellido que en el año 2006 terminó de purgar una condena por haber asesinado a un chico de 14 años en la capital provincial. A mediados del año pasado volvió a quedar detenido por golpear a su esposa y a un hijo de ambos, de solo tres meses de vida. En ese momento, tanto el fiscal general Heiber como el juez de familia Martin Alessi advirtieron la gravedad de la situación, ante la posibilidad que el caso termino en un “femicidio” teniendo en cuenta la escalada de violencia de Bellido contra su mujer. Cuando se produjo esa agresión ya pesaba en su contra una prohibición de acercamiento, disposición legal que había violado en reiteradas oportunidades.

En esa oportunidad, Heiber se basó en la información que cuenta en el sistema “Coirón”, el sistema informático del Ministerio Público Fiscal del Chubut. Se refirió puntualmente a los reiterados hechos de violencia de género con otras parejas, casos en los que se encuentra imputado Bellido con causas abiertas y otras que la Fiscalía archivó. Se refirió con detalles a lo ocurrido en enero del año 2015 cuando golpeó a otra mujer que luego retiró la denuncia, por lo que a la Justicia no le quedó otra posibilidad que dictarle el sobreseimiento. Luego en mayo del 2016 prendió fuego la casilla con una mujer en su interior. La mujer logró huir de las llamas y el fuego fue sofocado. La misma mujer luego pidió el sobreseimiento de Bellido ante la Fiscalía.

“La denunciante está en serio riesgo de sufrir un femicidio”, había manifestado Alessi en su informe previo a la detención, hace siete meses. Bellido había llegado a la casa en la que vivía junto a su mujer, un bebé de ambos de solo 3 meses y otro hijo de ella, producto de una relación anterior. En el lugar amenazó a la víctima, la golpeó en la cabeza y otras partes del cuerpo. En la refriega, también golpeó al pequeño bebé. La mujer logró fugar y refugiarse en la casa de su hermana, en Playa Unión. La policía inmediatamente detuvo a Bellido.

LLAMADA DESDE LA ALCAIDÍA

Se dispuso la prisión preventiva. Fue en mayo del año pasado. A fines del último mes de enero, cuando estaba por realizarse la audiencia preliminar en la que se estaba frente a la posibilidad de un juicio abreviado, Bellido volvió a amenazar a su mujer. Unos días antes, desde la Seccional Cuarta de Trelew, la llamó por teléfono y en tono amenazante, entre otros conceptos intimidatorios, le dijo “ya vas a ver cuando salga”.

Se hizo la denuncia y el fiscal general Heiber consideró que se trataba de una nueva amenaza de muerte. Pidió que siga detenido. Pero el juez que intervino en el caso consideró que el contenido de esas llamadas no eran amenazas. Luego, en la audiencia preliminar por la golpiza del año pasado y al aplicarse un “juicio abreviado”, el juez Gustavo Castro determinó una nueva prohibición de acercamiento, además de otros condicionamientos.

Pero nuevamente en libertad, hace una semana, el sujeto volvió a amenazar a la mujer. Por ello el juez de familia Alesi hizo que le colocaran una tobillera electrónica, prohibió prácticamente el ingreso a Rawson y su deportación de la provincia del Chubut en caso de violar estas últimas condiciones.

“Se hace saber al señor Bellido que en caso de desobediencia o remoción de la tobillera, será deportado de la Provincia, estableciéndose una distancia mínima de 900 kilómetros de la ciudad de Rawson”, dice la resolución del juez Alesi, en devolución al pedido de Heiber. (El Patagónico)