Le clavó un cuchillo en la espalda a su expareja y le hizo perder el embarazo

Martín Napal entró por la ventana del dormitorio de su expareja mientras esta dormía con dos niños en una cucheta y le clavó un cuchillo en la espalda. La chica ya le había informado que la niña que esperaba era suya pero él no le creyó e intentó matarla. La chica quedó estéril.
martes, 28 de mayo de 2019 · 08:52

El juicio oral y público contra Martín Edgardo Napal (31) comenzó ayer en la sala de conferencias de la Municipalidad de Río Mayo, donde continuará hoy y luego el tribunal, integrado por los jueces Daniel Pérez, María Tolomei y Jorge Novarino, se trasladará a la Oficina Judicial de Sarmiento para continuar el debate desde allí.

La Fiscalía está representada por la fiscal general, Andrea Vázquez, y la funcionaria Rita Barrionuevo, mientras que Napal está siendo asesorado por los abogados de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún y Marcelo Catalano.

Al inicio del debate las partes presentaron sus respectivos casos y en ese marco se supo que serán 54 los testigos que harán su aporte al esclarecimiento del caso que en su momento conmocionó a la localidad de Río Mayo.

LA APUÑALO POR CELOS

El hecho que investigó la Fiscalía ocurrió el 19 de mayo del año pasado a las 8 en la vivienda ubicada en la calle Rafael De la Fuente, casa N° 2, de la localidad de Río Mayo.

En esa ocasión Yohana Terán -embarazada de aproximadamente 25 semanas- se encontraba durmiendo junto a su hija de 2 años en la cama de abajo de una cucheta. En la habitación también se encontraba su otro hijo, de 5 años.

En este marco, los investigadores señalaron que Napal aprovechó esa situación de indefensión e intentó matarla, apuñalándola por la espalada, entre el tórax y el abdomen, del lado izquierdo. Lo hizo con un cuchillo de 33 centímetros.

Por fortuna la víctima logró despertarse y comenzó a llamar a su madre a los gritos para que le sacara el cuchillo que tenía clavado en la espalda.

Napal se escapó por la misma ventana que abrió para ingresar a la casa de su exnovia, llevándose 500 pesos de una billetera, así como una radio y un pen drive. Los elementos electrónicos, que pertenecían a la madre de la víctima, fueron encontrados en la vereda de la casa de la familia Terán, pero el dinero nunca apareció.

ESTERIL

Como consecuencia del brutal ataque, la víctima fue llevada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, donde los médicos le realizaron una cesárea porque -producto de la herida- perdió el embarazo. La víctima además fue sometida a una cirugía para extirparle el útero y el bazo.

A raíz de esas operaciones, Yohana perdió la capacidad de engendrar, quedando hospitalizada en terapia intensiva con un cuadro de gravedad y con riesgo de vida.

Napal conocía el estado de embarazo de su expareja porque ella se lo había comunicado. De todas maneras, el acusado tenía una “personalidad celotípica” y sospechaba que la niña que esperaba la víctima no era su hija biológica.

Los acusadores mencionaron que en los años 2016 y 2017 otras dos mujeres presentaron denuncias contra el acusado. En esos casos, las víctimas manifestaron que Napal no aceptaba la finalización de relaciones afectivas. En consecuencia, desobedecía las órdenes judiciales de prohibición de contacto emitidas por la Justicia Civil de Sarmiento.

El hecho fue calificado como homicidio doblemente agravado por haber mantenido una relación de pareja y por alevosía, en grado de tentativa, en concurso ideal con aborto preterintencional, en concurso real con hurto simple, en calidad de autor. (Fuente: Diario El Patagónico)