Chubut: traían 42 kilos de droga al Valle desde Paraguay y ahora van a juicio

Es una pareja que viajó al extranjero, donde desarmaron su vehículo y lo cargaron con 105 ladrillos de marihuana. Un padre y su hijo organizaron y financiaron el periplo. No era la primera vez que ocurría. Las escuchas y los mensajes permitieron sorprenderlos in fraganti en plena ruta.
lunes, 6 de mayo de 2019 · 10:23

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia debe poner fecha al juicio oral y público para el caso de un grupo que intentó ingresar al Valle Inferior del Río Chubut más de 42 kilos de marihuana comprada en Paraguay y oculta en un Chevrolet Corsa.

El fiscal Fernando Gélvez ya elevó la acusación e imputó a Franco González por comercio y transporte de estupefacientes, agravado por la participación de más de tres personas. También por organizar y financiar el contrabando. Su padre, Ítalo Sergio, está acusado de cómplice del transporte de droga. Ambos viven en Gaiman. Eugenio Francés Chico y Mwyni Mery Murphy Rowlands están acusados por transporte y contrabando agravados. Viven en Puerto Madryn.

Según la causa, González habría vendido marihuana entre el 21 de mayo al 16 de agosto de 2018 en Trelew, Rawson, y Dolavon, bajo modalidad delivery y desde su casa de calle Alberdi en Gaiman con la fachada del comercio “Buscavidas” de Gaiman. Se habría abastecido en Paraguay.

Para el último viaje, según la acusación, organizó, financió y brindó apoyo material y logístico al dúo que intentó traer droga a Chubut: Chico y Rowlands. Irían en un Chevrolet Corsa de González y recibirían estupefacientes de parte de los contactos en Paraguay. Aceptaron y emprendieron viaje. Les pagarían 125 mil pesos o droga.

Al viaje lo controló González. En todo momento dio indicaciones, recomendaciones u órdenes con llamados, mensajes de texto y audios de WhatsApp para que tomaran las rutas adecuadas.

El dúo cruzó a Paraguay el 9 de agosto de 2018 a las 0.15, por el paso fronterizo “Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz”, sobre el Río Paraná, que comunica Posadas, Misiones, con Encarnación, departamento de Itapúa. Volvieron el 14 de agosto a las 21.

En esos 6 días los contactos de González desarmaron el auto y lo acondicionaron, ocultando la droga en 105 paquetes disimulados para sortear controles y cubiertos con cebo para confundir a los perros antinarcóticos. Había más de 42 kilos de droga en la guantera, el capot, los asientos, los respaldos, el torpedo, la calefacción, el limpiaparabrisas, los paragolpes y los guardabarros.

En su regreso sólo pararon a descansar y cargar nafta. Los viajeros acordaron encontrarse en Sierra Grande con Franco y su padre Ítalo, que iban en un Wolkswagen Trend y escoltarían la carga. La idea era darle al Corsa cargado un apoyo logístico estratégico alertando posibles controles policiales en el último tramo del viaje. Todos tuvieron comunicaciones mutuas por mensajería de texto, avisando cuando padre e hijo ya estuvieran en Sierra Grande.

Hallazgo

Pero el 16 de agosto a las 7.50, en el complejo de balanzas de Puerto Lobos, de Vialidad Nacional, en rutas 3 y ruta 60, Policía interceptó ambos coches. Con Franco iban su novia y su padre. Además de la droga, llevaban moneda paraguaya (guaraníes), boliviana y argentina, documentación y celulares.

A Francés Chico le incautaron un recipiente con estupefaciente. Rowlands tenía la cédula verde del Corsa a nombre de González pero la cédula azul al suyo. Tenían tickets de combustible y otros gastos, y un mapa de rutas y caminos. Todo para rendir cuentas, al regreso, al organizador.

En simultáneo, en “Buscavidas” se secuestraron recortes de nylon, papel para porros, marihuana y cocaína, y elementos con restos, una balanza de precisión, efectivo, varias ligas de goma, armas de fuego y documentación y hasta el recibo de pago del trámite de la cédula azul para el Corsa.

La causa se había iniciado en mayo de 2018, cuando la División Drogas de Trelew recibió información de un anónimo que concurrió a esa sede pero no se identificó por temor. Alertó sobre dos jóvenes de Trelew que ingresaban grandes cantidades de droga directo desde Paraguay. Ambos amigos de Franco. Se decía que transportaban marihuana y cocaína ocultos en los parantes de las puertas, y acondicionados debajo del torpedo y asientos. Cruzaban la frontera por Posadas.

Otro dato interesó a la pesquisa: justamente en casa de estas personas, un grupo comando vestido de policías le había robado a Franco en 2017 un VW Bora. Apareció abandonado y semidesguazado en una chacra de Trelew sobre ruta 8 sin los paneles de sus puertas. “Tenía signos de haber sido objeto de un intenso registro en búsqueda de algo”. Para Policía, ya entonces los delincuentes buscaban droga en poder de González y sus amigos.

Antecedentes

González registraba cuatro viajes a Paraguay en 2017, dos en el mismo mes y dos con diferencia de un mes. Y nueve cruces fronterizos entre julio de 2017 y mayo de 2018. Usaba siempre el mismo puente internacional y el mismo camino en fines de semana de tránsito intenso. Intercambiaba la propiedad de los coches con sus amigos y apenas cruzaba tenía muchas comunicaciones con el lado argentino, usando la antena de Eldorado, Misiones. Todos los viajes duraban unos 5 días.

Policía ya sabía que González estaría involucrado en la venta de estupefaciente. Pero el operativo final se organizó cuando se detectó una comunicación telefónica con una tal “Winy” (Rowlands) que le decía al joven que en media hora estaba en ruta y preguntaba si era recomendable “pasar un perro por la frontera”. “González le refiere que no, porque le había entregado su vehículo aspirado y limpio y que no le iban a dejar pasar un perro”. Los investigadores sospecharon que era otro viaje. Migraciones les confirmó que el Corsa había cruzado a Paraguay y que manejaba ella. El Registro Automotor informó que había confeccionado una cédula verde para la mujer.

Logística

Los procesados tuvieron charlas previas sobre el estado del vehículo, el precio de la nafta, la ruta, el lugar donde debían ir con el auto, y el contacto en Paraguay. “La explicación precisa de González respecto del modo de realizar toda la operación da cuenta de que ya lo había hecho en anteriores oportunidades”, dice la causa.

En dos conversaciones, González y Chico acuerdan para verse en persona. Gónzalez estaba “indudablemente nervioso”, puesto que advierte: “Vení rápido porque hay gorra por todos lados”.

Ya en viaje, González le ordena a Chico que vaya hasta Mayor Otaño, distrito paraguayo. Lo iba a esperar “su amigo” y lo iba a reconocer porque era la única patente argentina que iba a estar en la zona.

“Bronca”

Chico reclamó que las luces del tablero y del estéreo del Corsa no andaban. “Sos re culiado, ni las luces le acomodaste al auto, tiene una luz quemada adelante y atrás”, dice la escucha. González le responde que en Paraguay todo era mucho más barato: “¿Sabés qué pasa amigo? Si te lo arreglo acá, después allá cuando lo desarmen te va a volver a saltar una bronca”. En otras llamadas Chico decía que estaban “aburridos en el pueblo” y avisaban que volvían.

Las intercepciones mostraron a Ítalo, el padre de Franco, coordinando un punto de encuentro para buscar y escoltar el coche con droga. Incluso llamaron a Chico. No atendió pero quedó el micrófono abierto. Policía escuchó cómo Franco le decía a su padre: “Está para que haya un control de Gendarmería y ellos no me atienden”.

Según el fiscal Gélvez, intentaron “conducirse sin inconvenientes transitando 2.200 kilómetros de rutas argentinas, pudiendo sortear eventuales controles”.#

“Si ustedes en la ruta siguen así, van a quedar en el primer control nomás”

Un dato clave para los investigadores federales fueron los audios de WhatsApp, muy frecuentes en el viaje, entre Franco González y Eugenio Francés Chico. Sirvieron para verificar el objetivo real del periplo a Paraguay. La que sigue es una muestra de las desgrabaciones del expediente:

-“Traten de darle lo más cerca que puedan hasta Zárate, una vez que lleguen ahí traten de darle hasta ahí nomás y ahí paren a descansar, boludo, después siguen al otro”.

-“Yo les pago para que manejen, yo a vos no te pago ni porque eches a nadie, ni porque amenaces que te vas a volver solo... encima anduviste diciéndole a la loca que se iba a volver sola, y yo le dije a la loca ´Dejalo que yo le mando la plata y que se venga en colectivo´, por vos boludo, porque vos no tenés compromiso conmigo ¿entendés? no estás obligado a hacer nada de eso. Por eso mismo prefiero agarrar, darle de vuelta ocho lucas de nuevo y que se vengan los dos con el coso vacío, así yo no corro riesgo y sé que mi auto llega acá”.

-“De haber sabido que iban a renegar así, antes de hacerle la Tarjeta Azul a la chabona, te la hacía a vos y te la mandaba a vos amigo...mirá, te he escuchado hablar a vos acá, tenés que tener cuidado como hablas allá...tenés una actitud que a poca gente le cabe igual, por algo bardeaste con todos ellos”.

-“Nunca te dije nada, vos sabés que yo te ayudé pero...así como la chabona yo te digo que es inútil para manejar, te digo que vos no sabés obedecer las cosas, tené cuidado con eso. A la chabona le dije igual que tenga cuidado con lo que habla allá, delante de mi amigo cosas que no se tienen que decir”.

-“Me estás hablando del auto, yo te estoy diciendo que te lo voy a mandar en condiciones, no va a haber nada raro...los plásticos esos que le faltan de atrás, todas esas boludeces van a ir bien acomodadas, los chabones solos lo van a acomodar sin que yo les diga nada. Ellos saben cuáles son las cosas que llaman la atención, amigo, y van a arreglar, por eso no te preocupes. Antes de salir el auto revísalo, mirálo...si hay un plástico que vos ves que le falta o algo, agarrás y les decís”.

El paragua

-“Lo único que sé que en realidad lo que me conviene que la chabona vaya sola en esa parte. Me han parado muchas veces allá y es más seguro que la paren a la chabona sola, no se tiene que poner nerviosa, más vale, pero a la chabona la van a revisar menos si la ven sola a que si ven una pareja... te lo puedo discutir a muerte. No sé cuántas veces fuiste ahí, según tengo entendido ninguna, yo ya fui un par...por eso te digo, pero manéjenlo ustedes. Tienen todo ahí, tienen la mitad del laburo hecho y si se ponen a pelotudear y bardear como están haciendo, el paragua me va a decir que los mande nomas”.

-“No sé si quiere manejar, no sé si es que quiere toda la plata, no sé qué quiere...quiero que la corten, boludo, porque si no, nos dejan laburar tranquilos a nosotros. Me estás pidiendo que nos encarguemos del auto y la loca, que te mande a vos para acá, y vos me estás diciendo que nada que ver. Terrible puterío están haciendo allá y no están en Madryn, ¿me entendés? están en la loma del orto. Ahora hablo con la loca y ya el lunes se pegan la vuelta, pero tienen que dejar de pavear. Vos ya sos más grande, la chabona no es más pibita, te lo entiendo, pero te encargo si pueden los dos tirar para el mismo lado mejor, porque si ustedes dos en la ruta llegan a ir así como están ahora...van a quedar en el primer control nomas”.

-“Le dije que no lo tenía permitido en realidad... yo fui nueve veces, no me saqué fotos en ningún lado, eso en realidad no se hace. Es más: si la llega a ver el paragua la manda en avión para acá, pero ahora hablo con ella”.

-“A ver manga de indecisos de mierda, escúchenme, la onda va a ser así, la chabona vos Mwiny vas a ir haciendo mates, ¿me entendés? de acompañante...tenés que ir con el termo con el mate y el teléfono con el mapa, le vas a ir marcando el camino a tu compañero...Eugenio vas a manejar, ¿pueden hacer eso? Así no me dicen nada distinto ninguno de los dos, porque si no puro puterío hacen”.#

“¿El auto viene muy manchado de tierra colorada?”

La Policía halló también reveladores audios de WhatsApp de Franco González para Mwyni Rowlands, que quedaron en el celular de la mujer, acompañante de Eugenio Francés Chico en el viaje a Paraguay:

-“Mirá, ustedes salieron de acá y salieron bardeando ya, me recontra entendí que no se entienden, que no se llevan, que no se pasan. Lo único que te voy a pedir es que los problemas que tengas, las cosas que tengas para decir no se las digas a mi amigo, ¿entendés? Él está laburando, está concentrado en el auto y le llegás a decir algo de eso de cambiar de habitación y saltan esas boludeces el chabón te va a decir ´¿Segura que querés hacer esto?´porque están chiquilineando los dos. Si fuera vos me quedaría callado y va, me estás diciendo que no te dejó manejar en ningún lado...¿por qué no te callás la boca, vas de acompañante, hacés mates y cobrás sin hacer nada?”.

-“Ahí ya tenés un cargador, tenés el teléfono, andás de acompañante, hacé lo que te dije, colgáte con el teléfono, no le des bola y fue. Qué querés que te diga, para el laburo que están haciendo, si para mí que están haciendo chiquilinadas ustedes, yo me la tomo en serio, no sé cómo se la toman ustedes. No seas tan payasa, boluda, tienen que portarse bien, ya tienen el 50% del laburo ya lo tienen hecho, ya están ahí todo. Falta la otra mitad, ¿van a empezar a renegar ahora?”.

-“No sé si te rescataste que estás en la otra punta del país, chabona, no sé si entendés que es más que seguro que vos te vas a perder, yo que fui solo y con un GPS igual me perdía. Vos estás segura de que es un laburo como para hacerte la corajuda y hacerlo sola, porque para mí que te vas a regalar en el primer control nomás y más conociéndote como sos vos de nerviosa, así como te vi salir de acá, estoy seguro que vos te paran y temblás”.

-“¿El auto viene muy manchado con la tierra colorada? Llega a venir muy manchado con esta tierra es re contra botona, así que mañana cuando paren en Zárate mándenlo a un lavadero antes de arrancar, porque si no acá se van a dar cuenta de dónde vienen”.

-“Escúchenme, yo les tenía pensado hacer de punta pero ahora me estoy poniendo a pensar y si me llegan a agarrar a mí un control antes que a ustedes y se dan cuenta que el auto que van ustedes va a nombre mío le va a parecer raro”.

-“Cuando estén por seguir de viaje de vuelta, una vez adentro de Chubut no, cuando estén por pasar Arroyo Verde, un cachito antes que me esperen en la estación de servicio de Sierra Grande. Yo de ahí voy a ir y después vamos a volver por un camino tipo de campo, para esquivar a donde agarraron el auto ayer, porque ahora van a estar ahí parados seguramente, es lo más seguro, por lo que encontraron van a estar seguramente haciendo re plaga, haciendo como que están laburando”.

Diario Jornada