Chubut: suspendieron un juicio porque el abogado defensor está preso por intento de asesinato

Ocurrió en Chubut. Estaba previsto que Maximiliano Larrabaster fuera juzgado por el femicidio de su pareja, Raquel Maldonado.
jueves, 6 de junio de 2019 · 22:05

Suspendieron un juicio por femicidio porque el abogado defensor esta preso por intento de asesinato. Ocurrió ayer por la mañana en los tribunales de Puerto Madryn.

Estaba previsto que Maximiliano Larrabaster fuera juzgado por el femicidio de su pareja, Raquel Maldonado (27), quien fue apuñalada durante una discusión.

Sin embargo, el acusado designó para ejercer su defensa al penalista Oscar Romero, quien está con prisión preventiva por una tentativa de homicidio cometida en abril pasado y no puede asistir a las audiencias.

Como Larrabaster se opuso a ser patrocinado por la defensa pública, el juicio quedó en suspenso y recién en diez días hábiles se fijará una nueva fecha de inicio.

El abogado Romero, un formoseño radicado en Chubut, quien es profesor universitario en la Facultad de Derecho local y tiene antecedentes penales por haber participado de un robo a mano armada a un banco en su provincia natal, afronta ahora una causa por intento de homicidio.

A mediados de 2015, el letrado cobró notoriedad en Chubut cuando se supo que mientras ejercía la presidencia del Colegio de Abogados de Trelew estaba prófugo de la Justicia formoseña que lo condenó por el robo al banco, que él mismo admitió.

"Fue durante una salidera bancaria, yo hacía de campana y nos agarraron. Una vez que quedó firme la sentencia decidí profugarme", reconoció en aquella época el abogado en una entrevista, en la que se ufanó por no haberle robado "nunca a un trabajador".

"Estoy tranquilo de conciencia porque nunca le robé a un trabajador ni un kiosco, mis objetivos eran los banco, financistas y usureros", dijo Romero en aquella época, lo que derivó en que fuera removido de la institución de letrados que presidía.

Actualmente, el abogado está detenido como presunto autor de un intento de homicidio ocurrido el 16 de abril último, cuando mantuvo un enfrentamiento con un tapicero identificado como Oscar Pavéz, quien alcanzó a herirlo con un destornillador.

Según la denuncia, el letrado lo sorprendió al tapicero cuando estaba en plena tarea y lo encañonó con un arma con la numeración limada y silenciador, que fue secuestrada en un posterior allanamiento.

Por ese hecho, durante el cual fue herido y debió ser hospitalizado, Romero se enfrenta una acusación por "homicidio en grado de tentativa y portación de arma".

Ante esta situación, el Tribunal de Juicio de Puerto Madryn, integrado por las juezas Stella Eizmendi, Marcela Pérez y Yamila Flores, revocó la designación de Romero como defensor en el debate por el femicidio y le dio un nuevo plazo al acusado para designar a otro letrado que lo patrocine.

Ayer, sin la designación de un nuevo defensor, el tribunal debió informar a los testigos -muchos de los cuales debieron viajar desde otras localidades- que el juicio quedaba suspendido y volvió a darle al acusado un nuevo plazo.

A raíz de ello, el abogado de la familia de la víctima del femicidio pidió que el acusado sea multado con 30.000 pesos por la dilación procesal.

El femicidio de Maldonado fue cometido en un departamento situado en Marcos Zar al 2200, donde la mujer fue herida de un puntazo en el abdomen durante una pelea con su pareja, a quien alcanzó a arañar en el cuello para defenderse, según indicó en su acusación la fiscal del caso, María Angélica Cárcano.

Tras el ataque, la mujer fue trasladada al hospital por el imputado, quien intentó abandonarla en el estacionamiento, aunque al ser visto por un testigo optó por ingresarla al centro asistencial, donde dijo que ella se había autolesionado, siempre según la fiscal.

A pesar de haber sido intervenida quirúrgicamente, la mujer murió poco después.

"Por la dirección, trayecto y profundidad dudosamente puede producirse por una lesión autoinfligida", sostuvo el forense en su informe de autopsia, que estableció que la muerte se produjo por una herida abdominal de arma blanca de 14 centímetros de profundidad que penetró el hígado y produjo un shock hipovolémico por la pérdida de sangre.