Elevaron a juicio oral el caso de la falsificación de firmas en la Universidad San Juan Bosco de Chubut

El único imputado es el abogado de Trelew, Pablo Pugh. Le imputaron una triple adulteración de libros de actas de exámenes para agregarle 7 materias aprobadas a un alumno que no había rendido. Se espera la fecha de las audiencias.
miércoles, 10 de julio de 2019 · 18:23

El Juzgado Federal de Rawson elevó a juicio oral y público el caso de las firmas falsificadas en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco” sede Trelew. Cabe recordar que el único procesado por adulteración de documento público es el abogado Pablo Pugh. La pesquisa fue de la fiscal federal subrogante Romina Patiño. El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia debe ponerle fecha a las audiencias.

Según publica Jornada, a Pugh le imputan que en mayo de 2015 y como secretario de Extensión y Posgrado y delegado académico de la Facultad, “abusando de su cargo” habría manipulado actas de exámenes de alumnos libres: cuatro folios del Libro 2, un folio del Libro 3 y dos folios del Libro 4. Figuraba agregado y aprobando 7 materias el alumno Facundo Vega, quien sin embargo no figuraba en las actas volantes originales.

El caso se generó luego de que la Dirección de Títulos y Graduados de la Universidad y el Decanato en Comodoro le reclamara a la Sede Trelew el envío de actas volantes originales. Esta queja duró al menos dos años hasta que Pugh se hizo cargo. Como hubo demoras y los pedidos se reiteraron, las empleadas no docentes Silvia Margusino y Lidia Villarroel ayudaron. Revisaron los libros en orden cronológico cuidando que coincidiera el acta volante original con el folio del libro. Entonces advirtieron las irregularidades.

“Les llamó la atención la forma en que estaban agregadas, analizaron el analítico de Vega y vieron correcciones en materias que tenían que ser correlativas”. El 8 de mayo se lo avisaron al decano de Jurídicas, Augusto Ferrari, en una reunión privada. Y el 15 se lo comunicaron vía mail a los profesores afectados, que hicieron la denuncia. Con sello y firma de Pugh alguien había cargado las buenas notas en el analítico del alumno. No se correspondían con las actas volantes.

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)