Caso Malvar: Esperan los análisis de las cámaras de seguridad y de los peritajes genéticos

El fiscal de la causa, Alejandro Victoria, aseguró este viernes en una rueda de prensa que aguarda para las próximas horas los resultados del análisis de las cámaras de seguridad de la zona y de los peritajes genéticos.
viernes, 26 de julio de 2019 · 23:35

Los investigadores del crimen de la ginecóloga Zulma Malvar Díaz (63), asesinada el jueves de la semana pasada en su casa de Puerto San Julián, allanaron la casa de la nuera de la víctima, ante la sospecha de que el hecho pudo haber estado motivado por un conflicto familiar.

Investigadores descubrieron que la pareja del hijo de la víctima no asistió a su lugar de trabajo el día del crimen y la señalaron como posible sospechosa del homicidio cometido en Santa Cruz.

El procedimiento fue realizado este jueves por personal de la policía local en la casa de Cristina Burgos, pareja de Alejandro Jodar, hijo de la ginecóloga asesinada, de donde se secuestraron algunos elementos de importancia para la pesquisa, los cuales ahora deberán ser analizados.

Burgos tenía a su cuidado a la madre de la médica asesinada, pero los investigadores determinaron que la mañana del 18 de julio, día en que ocurrió el crimen de la ginecóloga, no había concurrido a su lugar de trabajo.

Sin embargo, la mujer se encontraba junto a su pareja, e hijo de Malvar, cuando llegó el fiscal y la policía al lugar donde fue hallado el cadáver pasado el mediodía. La autopsia determinó que la hora del deceso fue aproximadamente a las 7 de la mañana de ese 18 de julio.

Fiscal

El fiscal de la causa, Alejandro Victoria, aseguró este viernes en una rueda de prensa que aguarda para las próximas horas los resultados del análisis de las cámaras de seguridad de la zona y de los peritajes genéticos.

Si bien prefirió no aportar detalles sobre la hipótesis del crimen, los investigadores policiales aseguraron que la principal sospecha apunta al círculo familiar de la víctima, quien fue asesinada en su casa de la calle 12 de Octubre al 1700, entre Cámeron y Floridablanca, de Puerto San Julián, a unos 360 kilómetros de Río Gallegos.

Malvar Díaz (63) fue encontrada muerta y semidesnuda por su propio hijo, un empleado del juzgado penal que precisamente investiga el homicidio.

Los pesquisas establecieron que sobre una mesa de la vivienda fue hallada una billetera con tres mil pesos y determinaron que ninguna puerta había sido forzada, por lo que en principio  descartaron la hipótesis del robo. Además, que no estuvieran violentadas las puertas hace suponer a los investigadores que la ginecóloga se hallaba con alguien conocido cuando fue atacada.

Malvar era muy querida en la comunidad no sólo por su trabajo de ginecóloga y obstetra y por ser docente de la Universidad de la Patagonia Austral, sino por "su generosidad y compromiso con la gente, participaba en acciones de la iglesia también y vivía trabajando y ayudando", según confiaron sus amigas.