Piquetes en plantas de YPF en Las Heras, Truncado y Cañadón

Las tres grandes plantas de almacenaje de petróleo para destilación que YPF posee en los yacimientos del norte santacruceño están en situación de inoperatividad. La ubicada en proximidades de Las Heras tiene en su acceso las guardias de operarios de varias empresas de servicios petroleros y de docentes. En tanto, las de Pico Truncado y Cañadón Seco son vigiladas exclusivamente por los educadores.

"lh3b"

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

La decisión de YPF de suspender los pagos a sus contratistas por la imposibilidad de reanudar la producción, la extensa huelga de los docentes que trasvasaron su lucha desde las aulas a los yacimientos y las hasta ahora estériles medidas del Gobierno provincial para solucionar estos conflictos, forman parte de los factores que potenciaron una de las crisis más graves en la historia de la industria petrolera de Santa Cruz y con consecuencias impredecibles.

Las Heras

En Las Heras, los puestos de vigilancia de petroleros y docentes permanecían inmóviles ayer sin que se hayan producido otros incidentes con la Gendarmería y un panorama similar ocurría en Pico Truncado.
Los conflictos están encadenados y producen una suerte de efecto dominó ya que a medida que transcurren los días se van sucediendo otras protestas en bases de empresas de servicio, al tiempo que la provincia ve cercenados sus ingresos por pagos de regalías y constantemente advierte que se verá en dificultades para pagar sueldos y aguinaldos a la totalidad de los trabajadores estatales.
La cadena de pagos comenzó a cortarse y las consecuencias están a la vista en los ámbitos rutinarios del comercio de las tres principales localidades que centran su desarrollo en la producción de hidrocarburos.

Cañadón Seco

Los maestros y maestras de Caleta Olivia que anoche permanecían en posición de bloqueo en el portón principal de la planta deshidratadora de Cañadón Seco llegaron a ese sitio a las seis de la madrugada con una logística de mamelucos térmicos, cubiertas para la quema y otros pertrechos piqueteros. Más tarde, el campamento se fue reforzando con grandes listones de madera para armar una precarias casilla, un chulengo y comida, emulando a sus pares de Pico Truncado y Las Heras que hace ya varias semanas llevan adelante similares medidas de fuerza en las plantas ypefianas.
El propio secretario general de la filial caletense de la ADOSAC, Daniel Gómez, ataviado con pasamontañas y mameluco térmico que le facilitara un petrolero de apellido Contreras (según la inscripción que se veía a la altura del pecho), dijo a Diario Patagónico que la decisión de esta toma se resolvió el miércoles por la noche en asamblea de afiliados.El dirigente gremial relató que cuando llegaron al lugar un oficial de Gendarmería que integraba la guardia rotativa les preguntó cuál era la metodología que tenían previsto llevar adelante.
"Nosotros le informamos que no íbamos a ingresar a la planta, que simplemente nos manifestaríamos en los portones y además acordamos que no impediríamos que pudieran ingresar alimentos y agua para el personal de guardia", añadió.

Mentiroso

En otro orden, se le preguntó sobre las advertencias del gobernador Daniel Peralta en el sentido que la continuidad de este tipo de medidas de fuerza haría que en principio la provincia no disponga de fondos para pagar los aguinaldos a los estatales.Gómez respondió con cierta ironía al señalar que "es muy difícil creerle a Peralta porque a esta altura de la película ya ha demostrado que es un gran mentiroso debido a cómo ha actuado en nuestro conflicto".
Para fundamentar sus dichos, recordó que "el 22 de febrero el gobierno nos llamó a negociar en una paritaria, para decirnos que había cero por ciento para el sector docente y que todo estaba supeditado a que la Provincia firme un acuerdo con YPF (por renegociación de áreas) y allí está la gran mentira porque hasta ahora ese acuerdo no se firmó". (El Patagónico- El Diario Nuevo Día )