Chubut: el PJ tuvo un cierre de listas con violencia y escándalo

Esta madrugada continuaban las corridas frente a la sede partidaria, en la ciudad de Rawson.
domingo, 23 de junio de 2019 · 20:49

Todo empezó con la imposición desde Buenos Aires del nombre de Santiago Igon para encabezar la lista de precandidatos a diputados nacionales. La resistencia fue unánime, pero quienes la transformaron en hechos fueron algunos integrantes del partido de Jorge Taboada, quien aspiraba al mismo cargo. Hubo agresiones para el sector del concejal Guillermo Almirón, quien anotaba su lista para competir en Comodoro por la Intendencia. Su apoderado legal llevó la peor parte y quedó internado en el hospital a raíz de los golpes recibidos.

Tal vez haya sido lo menos importante de una larga noche triste y oscura, pero puede decirse esta mañana que los precandidatos a diputados nacionales por el Frente de Todos son Santiago Igon, Estela Hernández y Carlos Catalá.

Hasta la medianoche –cuando vencía el cierre para presentar listas- solo el primero de ellos figuraba en las especulaciones; no la diputada provincial. Tampoco el médico que hoy es titular de la Secretaría de Salud del municipio de Comodoro Rivadavia.

¿Cómo se llegó a estas candidaturas? Es una historia aparte y clásica de un cierre de listas, sobre todo si éste es peronista.

Sin acuerdo 

Hasta el fin de semana anterior, la especulación era que el Frente de Todos (Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Sergio Massa) acordaría con Chubut al Frente (Mariano Arcioni, Ricardo Sastre, Jorge Avila) para sellar un acuerdo que llevara en la boleta a dos dirigentes peronistas y a un arcionista. De este modo había grandes chances de quedarse con las tres bancas en disputa, las que dejaban Santiago Igon, Ana Llanos y Jorge Taboada. Podía pasar como en 2007, o como 2011, cuando el Frente Para la Victoria ganó los tres lugares por una aplastante diferencia de votos.

Pero ya el jueves 20 –Día de la Bandera- comenzaron a percibirse dificultades y Arcioni confirmó que su partido iría con lista corta; es decir sin candidatos a Presidente y Vice. Solo llevaría aspirantes al Congreso nacional, donde hoy solo una legisladora le responde: Rosa Muñoz.

Es que ya se sabía que el exsecretario General de la Presidencia y extitular de la AFI, Oscar Parrilli, había llamado a la dirigencia local –según dijo a pedido de Cristina Kirchner- para “sugerir” que el primer nombre de la lista debía ser el de Igon, de probada lealtad K en estos años oscuros.

Además, aunque en la elección provincial donde Carlos Linares perdió con Arcioni el dirigente de los Camioneros ocupó un rol central, no podía olvidarse que él llegó al Congreso de la mano de Mario Das Neves y que su referente máximo, Hugo Moyano, se había ido del kirchnerismo en el momento más crítico, volviendo recién este año.

Acatar o no acatar 

Así se llegó el sábado a las vísperas del cierre de listas, donde hasta las 17 Igon se manifestaba confiado en repetir mandato hasta 2023 porque contaba con la venia de los jefes. El es un integrante de La Cámpora, oriundo de Buenos Aires, que a comienzos de la década se radicó en Esquel para hacerse cargo de la delegación de la Anses. De allí saltó en 2015 a su primera candidatura a diputado nacional.

Pero a esa hora empezaba a explotar la furia de los integrantes del sindicato-partido del gremio Camionero que se denomina Cultura Educación Trabajo (CET) y que en las recientes elecciones provinciales hizo alianza con el PJ dando vida al Frente Patriótico que luego devino en el Frente de Todos.

Allí se acordó tácitamente que sería Taboada el primero de la lista de aspirantes a la Cámara de Diputados. Ello se contradecía entonces con la sugerencia-imposición que venía desde el Instituto Patria.

Faltaban minutos para el cierre y no había acuerdo en la sede partidaria de Rawson. Afuera, casi un centenar de militantes del sindicato-partido de Camioneros hacía saber dónde estaban sus preferencias.

Para entonces, ya había quedado aclarado que para presentar candidaturas no hacía falta contar con el 10% de avales de integrantes del CET, como se dijo en las horas previas para ahuyentar posibles adversarios.

Los avales que estaban sobre la mesa, de todos modos, eran para los candidatos que definiera la junta electoral del Frente de Todos, en esos momentos tironeada por el teléfono rojo y los rostros desencajados –y en vivo- de los dirigentes locales que esta vez estaban dispuestos a decirles que no a los deseos del norte.

Para ellos el orden debía ser Taboda-Florencia Papaiani o Claudia Bard-Igon. En un momento, hasta se dijo que estaban dispuestos a ir a interna, algo que también consideraron irrealizable los verdaderos dueños de la lapicera.

Violencia en las calles 

Sin acuerdo, se decidió inscribir la fórmula Igon-Hernández-Catalá, mientras afuera estallaba la furia y empezaba la violencia. Destrozos, vidrios rotos, insultos y golpes. Pagaron el costo los integrantes de la lista que fue a la capital para anotar la precandidatura a intendente de Comodoro del concejal Guillermo Almirón.

“Nos golpearon los camioneros, ante la impávida mirada de nuestros dirigentes que nada dijeron”, puede oírse en los audios que circulan en las redes sociales.

El más castigado fue el apoderado legal de la lista, Guillermo Vilanoba, quien debió permanecer hospitalizado a raíz de los golpes recibidos. También los hijos del dirigente Néstor Hourcade fueron objeto de la furia de los militantes del sindicato-partido CET.

Aunque los heridos estaban fuera de peligro esta mañana, el saldo fue muy triste para una alianza que parecía inmunizada de episodios como el descripto, ya que justamente cuando hace cuatro años dejaron el gobierno dijeron que iban a volver, “para ser mejores”.

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)