Esquel: una mujer policía liberaba zonas para que la banda de su pareja robara sin riesgos

La mujer fue descubierta luego de un hecho ocurrido en la ciudad cordillerana a fines del mes pasado. Desde el Centro de Monitoreo anunciaba a la red policial falsos hechos para que la fuerza sólo se concentrara en ciertos lugares.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 11:31

 

Ayer se realizaron tres allanamientos en simultáneo en distintos puntos de Esquel, en el marco de una investigación de un intento de robo en una vivienda días atrás. Las requisas tuvieron lugar en el Centro de Monitoreo de la Policía Provincial, en el centro de la ciudad; en un taller de chapa y pintura y en el domicilio de una cabo de la fuerza de seguridad.

Los procedimientos comenzaron en horas tempranas, y los resultados fueron positivos, ya que a la mujer policía le secuestraron el arma reglamentaria, teléfonos y marihuana, en tanto en el taller encontraron un auto que estaba siendo transformado, que habría sido utilizado en hechos delictivos que se habrían perpetrado, con el aporte de logística de la cabo.

El jefe de la Unidad Regional Esquel, comisario mayor Pablo Naya, precisó en FM Tiempo Esquel que la investigación se relaciona con un hecho ocurrido el 21 de agosto pasado, en la calle Desalojo del 37 al 500.

El hecho investigado

En circunstancias en que una persona se encontraba en su domicilio, le golpearon la puerta, y una persona se presentó como delivery que llevaba una pizza. Al abrir ingresaron de manera violenta tres sujetos con un arma, que fueron repelidos por el hijo del dueño de la vivienda, que se encontraba en la planta alta del inmueble. Luchó con uno de ellos, poniéndolos en fuga.

A consecuencia de la tentativa de robo, se iniciaron las averiguaciones por parte de la policía, a través de la División Policial de Investigaciones (DPI), que con un buen trabajo, tal lo calificó Naya, estableció que la mujer policía, que se desempeña en el Centro de Monitoreo, tendría un grado de participación en el ilícito.

Con los elementos reunidos, se solicitaron las órdenes de allanamientos, que se concretaron en la víspera. Concluídas esas diligencias, el segundo Jefe de la URE, comisario Inspector Cristian Cedrón, informó que las investigaciones llevaron a determinar que estaba involucrada una mujer perteneciente a la Policía.

Indicó que a las 8 de la mañana empezaron los allanamientos simultáneos, uno de ellos en el Centro de Monitoreo en calle 9 de Julio al 700, donde cumple tareas la cabo; en un taller de chapa y pintura otro, y en la casa de la mujer, en cuyo marco le secuestraron el arma reglamentaria que se supone fue utilizada en la entradera mencionada; los teléfonos celulares que tenía en su poder, y restos de marihuana. Asimismo Cedrón dijo que la pareja de la policía es uno de los principales sospechosos de delitos cometidos.

Rol de la mujer

Lo que implica a la empleada del Centro de Monitoreo es que daba falsas informaciones a las comisarías y la Unidad de supuestos hechos, desviaba la atención de los móviles a esos lugares, mientras liberaban otros sectores para actuar en robos.

En el taller, la DPI secuestró un auto en el que se habría realizado el intento de robo en calle Desalojo del 37, al que lo estaban pintando de otro color, y le habían quitado el polarizado.

No hubo detenciones, pero los involucrados quedaron a disposición de la Justicia, y la mujer policía fue puesta en disponibilidad. “Es bueno que nuestros propios policías actúen rápido en una situación como ésta, para depurar el personal que no merece llevar el uniforme”, afirmó el comisario inspector Cristian Cedrón.

 

Diario Jornada