Jueves 15 de Diciembre de  2022 // 08:30 hs

Horror en 28 de Noviembre: denuncian a un miembro del Ejército Argentino de abusar de cuatro menores

Así lo expresó la mamá de cuatro nenas de 28 de Noviembre y denunciante del aberrante abuso que padecieron. “Violó a mi hija y sólo quiero que esté preso”, indicó.

Es terrible lo sucedido en la cuenca carbonífera
Escrito en REGIONALES el

La mujer, de quien no daremos los nombre sólo utilizaremos sus iniciales, PM tiene 39 años y hoy se enfrenta a la “peor situación de su vida”, como la describió ya que convivió con un hombre por más de 4 años, con quien tuvo una hija y esa persona pasó a ser el padrastro de otras 3 nenas que padecieron su abuso.

La mamá de las nenas nos confirmó que su expareja aprovechándose de que ella trabajaba en 28 de Noviembre por las tardes, cometía el aberrante hecho, resultando ser un miembro del Ejército Argentino que cumplía funciones en el Regimiento de Infantería Mecanizada 35 en Rospentek, provincia de Santa Cruz.

PM indicó que “el pasado 25 de mayo, cuando él se encontraba abocado al desfile que se hizo en 28 de Noviembre y por ello, no se encontraba en el domicilio, hice la denuncia en el juzgado. Es ahí, que la noche anterior encuentro, al regresar a mi casa, a mi hija mayor en la oscuridad, en un rincón llorando y le pregunto qué le sucedía, donde ella me respondió que no me podía contar, que tenía miedo, y ante la insistencia me comentó que este sujeto la manoseaba desde la pandemia, como tres años atrás, ella hoy es mayor, pero en aquella época era menor de edad”.

La mujer, que dialogó con Santa Cruz en el Mundo,  no se quedó con eso y comenzó a indagar a sus otras hijas, “le consulté a mi hija de 16 años si había vivenciado algún episodio de abuso respondiéndome que no, pero me dice que en varias oportunidades cuando yo estaba en mi trabajo, él la había invitado a dormir la siesta en mi dormitorio y mi hija le puso escusas y definitivamente no pasó nada más que eso”.

Seguidamente “llamé a mi nena de 11 años y le pregunto más cuidadosamente si a ella la había manoseado, largándose a llorar, ahí me contó todo lo que sucedía durante las tardes, esto fue muy fuerte, muy aberrante, desde el año pasado se venía aprovechando de ella”.

Más adelante, la mujer consternada por lo que estaba diciendo, hizo una pausa en su relato, para indicar que “el día 26 de Mayo me citó la Jueza Bustos del juzgado de Río Turbio para prestar declaración y ese día durante la tarde le hicieron las pericias a la nena comprobando la vejación”.

“El mismo día 25 también me acerqué a la Comisaría de 28 de Noviembre donde le hacen a él una perimetral, prohibición de acercamiento y de todo tipo de contacto y es ahí que me ponen custodia policial. Vale indicar que nosotras nos mudamos al local que alquilo en 28, donde tengo habitaciones grandes y a él no lo veo más”.

“Al otro día le hicieron una Cámara Gesell a la nena, indicándome los profesionales que estuvieron a cargo de la pericia que a nena había podido hablar”.

“A todo esto me movilice para hablar con el Jefe del Regimiento de Rospentek porque resulta muy usual que los manden a otro destino de pase y después no lo encuentran más. Además, todavía la Justicia no lo había detenido, sólo tenía una custodia de sus pares en la guarnición”, nos aclaró la dolida mujer.

“El lunes 30 de Mayo le realizan el último test psicológico a la nena y es ahí que la Jueza mandó a detenerlo, quedando alojado en la División Comisaría de 28 de Noviembre. Lo que pude saber fue que sus abogados no apelaron a prisión preventiva lo que determinó que va a estar preso hasta el juicio oral”.

“En lo que respecta a la nena de tres años que poseen en común, los testimonios de las otras criaturas habrían brindado certezas sobre el mal trato que recibía, la ponía en la ducha con agua helada, la chiquita vivía enferma, como a él no le gustaba que la nena sea inquieta, entonces la torturaba con eso para que se quede quieta. Un psicópata, yo llegaba de trabajar y era la persona más dulce y amable que podía existir. A las nenas no las dejaba acercarse, les daba actividades, la tarea, vos hace algo dulce, vos anda a tocar la guitarra y así las alejaba, no dejando que prácticamente tuvieran algún tipo de trato conmigo”, nos decía la mamá de las cuatro chicas.

“Le di la confianza con mis hijas y me encontré con un monstruo total. Fue todo un desastre, hasta la misma gente pensaba que esto no era más que algún golpe, por violencia o un engaño, ojalá hubiese sido un engaño y no semejante hecho descalificador”.

También pudimos saber que las nenas recibieron apoyo psicológico y continúan siendo tratadas por profesionales para salir de ese stress, “inclusive se sumó el Área de Niñez, Adolescencia y Familia de la municipalidad. La nena ve un uniformado y se pone mal, tiene miedo”.

“Yo decidí sacar a la luz todo esto para que ellas tengan Justicia y para que no le pase a nadie más porque de estos lobos vestidos de ovejas hay muchísimos”.

La mujer cerró la charla diciendo que “confía en la Justicia”.

Fuente: Santa Cruz en el Mundo