Fútbol de zona centro: incidentes luego del partido entre Sportivo Santa Cruz e Independiente de Puerto San Julián

Los hechos ocurrieron después del 2-0 conseguido como visitante por el Rojinegro. Las autoridades de AC Independiente expresaron que tanto los equipos de mayores y juveniles como sus simpatizantes vivieron momentos de real peligro.

Escrito en REGIONALES el

El domingo pasado, luego del partido disputado en Puerto Santa Cruz entre Sportivo e Independiente de Puerto San Julián, se registraron violentos incidentes contra la visita.

Estos hechos violentos se originaron minutos después de terminado el encuentro, que había terminado 2-0 a favor de los visitantes, cuando la hinchada de Sportivo comenzó a arrojar piedras y cascotes a simpatizantes y jugadores del club sanjulianense.

Las autoridades del Rojinegro expresaron que se trató de una agresión desmedida, repentina y feroz.

Asimismo, aseguraron que el portón que dividía las tribunas local y visitante se encontraba abierto.

También, afirmaron que en dicho acceso había una mujer que cobraba entradas en el lado visitante.

Uno de los miembros de la comisión de Independiente dio cuenta de esa irregularidad y solicitó que se cerrara el portón, pero desde la localía no hicieron caso a la petición.

Por ese mismo portón, luego del partido, avanzó una turba de hinchas de Sportivo para apedrear y atacar a la hinchada visitante.

Desde el Rojinegro también subrayaron la escasa presencia de agentes policiales en el evento deportivo, lo que, sumado al desinterés de los locales por asegurar la prevención de incidentes, propició las condiciones para que tuvieran lugar los hechos de violencia.

Es importante remarcar que no solo la hinchada de Sportivo protagonizó el incidente, pues los propios jugadores también formaron parte al tirar piedras a la hinchada visitante desde adentro del campo de juego.

Ante las agresiones y apedreadas, los jugadores y la delegación salieron corriendo hacia el colectivo que los había transportado a Puerto Santa Cruz.

Cabe destacar que no solo jugó la categoría masculina mayor, también estaban los niños de la octava, que habían jugado su partido. Ellos también corrieron serios riesgos ante la actitud barbárica de la hinchada local.

Las apedreadas continuaron inclusive hasta el momento en que tanto la delegación como la parcialidad de Independiente se retiraron de las inmediaciones del club de Puerto Santa Cruz.

Fuente: El Divergente