Bomberitos de Madryn: 27 años después, un dolor que no se va

A 27 años de la tragedia de los bomberitos, hubo un emotivo homenaje a los mártires con presencia de vecinos y autoridades municipales.
viernes, 22 de enero de 2021 · 09:18

En la jornada de ayer, la comunidad volvió a rendir homenaje a sus 25 mártires que desaparecieron el 21 de enero de 1994 combatiendo un incendio de campos, dentro de ejido urbano de la ciudad de Puerto Madryn.

Veintisiete años pasaron de ese momento trágico pero el dolor está a flor de piel y las lágrimas en los rostros de los presentes en la ceremonia sintetizan esa búsqueda de explicaciones al por qué de una tragedia que marcó la historia de la comunidad madrynense-

En un nuevo aniversario de la desaparición física y trágica de los veinticinco bomberos voluntarios, los familiares junto a los integrantes de la Asociación de Bomberos Voluntarios rindieron su homenaje al pie del monumento que los recuerda sobre la plaza San Martín y en Panteón donde descansan sus restos.

Estuvieron presente el intendente Gustavo Sastre junto al presidente del Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la Argentina, Carlos Alfonso, funcionarios municipales, así como la comunidad que volvió a sumarse y acompañar a los familiares en este momento.

A las 9:0 se fueron acercando al espacio público autoridades municipales y provinciales, como así también representantes del cuerpo activo y la familia bomberil, todos acompañando a los familiares de los bomberitos trágicamente fallecidos cuando cumplían con su deber de servidor público. La jornada acompañó el sentimiento y el dolor de los familiares y de toda la comunidad, que mantiene vivo el recuerdo de los 25 héroes. Las madres, padres y hermanos reiteraron su pedido de justicia al conmemorarse en un nuevo aniversario que aún busca explicaciones para la tragedia que enlutó a los madrynenses veintidós años atrás.

El deber

El 21 de enero de 1994, un incendio de campo arrebató la vida de 25 bomberos de nuestra ciudad generando una enorme herida que no cerrará más allá del tiempo que transcurra. Una tarea que interrumpió y quebró los sueños de estos jóvenes que habían elegido servir a una comunidad. Veinticinco nombres que han quedado grabados en la memoria de familiares, amigos y compañeros del cuartel. Al cumplirse un nuevo aniversario de esta lamentable pérdida, se llevaron a cabo ayer una serie de actividades que comenzaron con un breve acto celebrado al pie del monumento y la posterior ceremonia en el Panteón, donde reposan los restos de los jóvenes bomberitos, tras la colocación de ofrendas florales y de una oración.

Los familiares de los mártires de la ciudad portuaria realizaron una breve oración, ante una persistente lluvia que acompañó toda la ceremonia donde se recordó a los servidores públicos que ofrendaron su vida combatiendo un dantesco incendio de campos.

La tragedia que enlutó a la comunidad portuaria, en particular a la gran familia de bomberos voluntarios, representó un quiebre en la metodología del trabajo bomberil. Se acentuó la capacitación y el perfeccionamiento de cada uno de los miembros, a los fines de contar con personal idóneo para combatir las diferentes contingencias que pudieran presentarse en un incendio.

Reflexiones

Con profundo honor y respeto para con los caídos y sus familiares, la comunidad sigue acompañándolos en su reclamo de justicia.

El paso del tiempo no implicó el olvido de la comunidad a sus mártires, que permanecen en el recuerdo más allá del crecimiento poblacional que Puerto Madryn tuvo en los últimos años. Gastón Alcucero, presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn, manifestó que “hace 27 años atrás ocurría el hecho luctuoso más grande, que la verdad uno jamás puede imaginar pudiera ocurrir, en el que 25 compañeros nuestros pasaron a la inmortalidad como mártires, no sin antes luchar por el bienestar de la ciudadanía, y tal vez con la osadía y la inocencia de aquellos que todo lo dan sin pedir nada a cambio”.

En sus palabras, la máxima autoridad bomberil reconoció que “sus familiares todavía hoy no tienen consuelo. Porque nadie de nosotros tampoco lo tiene. Lo único que hicimos a partir de aquel día fue decir un nuevo y nuestro “Nunca Más”.

Nunca más a dejar hilos sueltos en el sistema de bomberos. Nunca más al desentendimiento del Estado. Nunca más a la imprevisión”.

Desde allí Alcucero remarcó que “apuntamos claramente a la prevención, a la capacitación, a perseguir un profesionalismo sin precedentes en la centenaria historia de bomberos en la Argentina. Con el mismo altruismo y voluntad con los que ellos salieron ese trágico 21 de enero, pero velando por los intereses de nuestros valientes compañeros que salen hoy a cuidar la vida ciudadana, todos los días del año, a cada minuto, sin descanso y sin desmayo”. En su recorrido se refirió a los “buitres” de siempre queriendo activar la “industria del juicio” y aprovechando la confusión, el dolor, la desazón de los familiares y de todos, llevaron al abismo a una “Asociación sin fines de lucro” creada para salvar vidas o cuidar la integridad física y la salud de los seres humanos”.

Junto a ello, recordó que “a ellos nada les importo, y se encontraron justamente con nosotros que, con el dolor a cuestas, debíamos velar por la seguridad de los ciudadanos comunes que nada tenían que ver con controversias internas, y metidos en un “fuego cruzado de intereses”. Y repito: con “el dolor a cuestas en nuestra alma y en nuestro corazón”, con coraje, decisión y profesionalismo, salimos de la coyuntura jurídica gracias a asesores jurídicos que se pusieron la camiseta de la institución, y a la valentía de nuestros dirigentes que sacaron la situación adelante en nombre de la ciudadanía, inocente, desconocedora de esa realidad, pero en gran riesgo si desaparecíamos, no tengo dudas”.

En su discurso, Alcucero destacó la labor desarrollada por los integrantes del cuerpo activo en el contexto de la pandemia y reafirmó que “nadie, o pocos, consideran o consideraron, a los Bomberos Voluntarios como “esenciales”. Y desde mi cargo de presidente de la Asociación, con la obligación moral y la autoridad del mismo tenor, pongo en valor a todos y cada uno de mis compañeros: “Somos esenciales” aunque algunos no se acuerden o lo soslayen”.

No obstante ello, revalorizó que “también hay personas que nos consideran esenciales. Y por eso fue que el año pasado decidimos que era el momento y encontramos eco en el Senado de la Nación para que se declare al 21 de enero como Día del Mártir Bombero Voluntario.

Un anhelo que nos viene de largo, que ya logramos en la provincia y que de hecho muchos camaradas del país ya celebran. Gracias a la senadora Nancy González que llevó nuestra inquietud a la cámara alta y que pronto contará con la aprobación de senadores y diputados.

Dentro de un año nos encontraremos aquí honrando, en simultáneo con todos los bomberos argentinos, a nuestros 25 mártires”. Por último, el presidente de la asociación dijo: “Quiero cerrar, en nombre de nuestros compañeros caídos en cumplimiento del deber irrenunciable, por su memoria, prometiéndoles trabajo, responsabilidad y un infinito amor a nuestra sociedad, a los seres humanos que la integran. Por eso les cuidamos las espaldas cuando el riesgo del siniestro los acecha.

No se preocupen, están mis compañeros, estamos nosotros para combatir el riesgo que sea, en el momento que sea. Lo que, si pedimos, a gobernantes, dirigentes, y comunidad toda, es memoria por nuestros 25 héroes. Y respeto por nuestra Institución. Que justamente ustedes, la comunidad, crearon para defenderse de cualquier avatar que el destino les propine.

 

Diario Jornada