Brigadistas siguen combatiendo el fuego en Río Negro

Para combatir los incendios trabajan de manera articulada, dada su complejidad, los equipos de incendios forestales del sistema nacional y los parques nacionales, junto al Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (Splif) de Río Negro y más de 10 dotaciones de bomberos de distintos puntos de la provincia.
jueves, 30 de diciembre de 2021 · 20:27

Más de 80 brigadistas y dotaciones de bomberos, con el apoyo de medios aéreos y terrestres, continuaron hoy combatiendo los incendios forestales que azotan hace más de 20 días la zona del Parque Nacional Nahuel Huapi, en Bariloche, donde se espera que la lluvia le dé "un respiro" a la situación, mientras que los focos en distintas localidades de Chubut fueron controlados, según informaron hoy las autoridades nacionales y provinciales.

En Bariloche, los brigadistas trabajaron con el apoyo de 2 aviones, 8 helicópteros y camiones hidrantes, y luego de "días complejos", ahora esperan mejores condiciones meteorológicas, agregaron las autoridades.

Para combatir los incendios trabajan de manera articulada, dada su complejidad, los equipos de incendios forestales del sistema nacional y los parques nacionales, junto al Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (Splif) de Río Negro y más de 10 dotaciones de bomberos de distintos puntos de la provincia.

"Hay un equipo muy fuerte de brigadistas en terreno, con 89 hombres del Estado Nacional y el equipo de Splif, que tiene mucha experiencia y conoce el terreno", dijo a Télam el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié.

Si bien los últimos días estuvieron signados por condiciones climáticas sumamente "complejas" que dificultaron el trabajo, para las próximas horas se esperan precipitaciones en la zona que podrían suponer "un respiro" para que los equipos puedan seguir trabajando, agregó.

Por su parte, la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, visitó hoy el Centro de Comando de Villegas, donde se monitorea el incendio forestal cerca de los lagos Steffen y Martin, que se inició el 7 de diciembre, y dijo: "Estamos ante un incendio que no se registraba desde hace 110 años en la región".

"Fue producido por un hecho natural, como es un rayo, que también son eventos nuevos en nuestra zona, combinados con las altas temperaturas, baja humedad y fuertes vientos", explicó la gobernadora.

Carreras manifestó su preocupación porque "todos los días tenemos focos en toda la provincia, y lo llamativo es que esto ocurra en diciembre, cuando todavía no estamos en el extremo de la estación seca ni de calor".

"El llamado de atención es a toda la población, porque hemos tenido situaciones de combate de focos de incendio generados por fogones. Estamos alertas, sobre todo por la presencia del turismo", dijo.

"Son eventos extremos que nos obligan a la responsabilidad de comprender que el cambio climático produce estos efectos en todo el mundo", reiteró la mandataria rionegrina.

También valoró la tarea de las y los pobladores que "se han organizado muy bien y, con la coordinación de los servicios de combate contra incendios, hacen un aporte invaluable, sobre todo en la zona de interfase".

"El Estado está presente. Físicamente en el lugar, con recursos y la presencia de gran parte del Gabinete, y también a la distancia, monitoreando todo lo que ocurre. Es comprensible la angustia de la gente. Hay que trabajar para garantizar su seguridad", finalizó Carreras.

Por su parte, Victoriano Curuhual, de la Dirección de Incendios de Parque Nacionales, sostuvo sobre el combate del incendio "es un día a día porque las condiciones cambian mucho. Las tareas se pusieron más complejas ya que hubo mucho desprendimiento de rocas y caída de árboles".

A su vez, Horacio Paradela, intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, coincidió en que éste es un "incendio muy complejo" por presentarse en un "sector de laderas muy escarpadas con mucha carga forestal".

Respecto a posibles evacuaciones de las poblaciones cercanas, las autoridades locales aseguraron que "todo está listo" pero "por ahora no fue necesario".

En este sentido, vecinos del valle de El Manso preparan una evacuación en caso de que el fuego se acerque a la localidad de Villegas, donde residen más de 700 habitantes, ya que los focos de incendio "se multiplican" y muchos "no están pudiendo controlarse" a pesar del trabajo de 120 brigadistas, según dijeron a Télam.

"Hay un plan de evacuación no muy efectivo porque las combis decían que esperemos pero estaban a 80 kilómetros, en la zona solo había dos o tres vehículos y solo contamos con 60 plazas para una población de 700 habitantes" explicó a Télam una de las vecinas de la localidad en peligro.

"Supuestamente mañana hay pronóstico de lluvia, pero al mismo tiempo va a haber ráfagas de los 70 a 110 kilómetros por hora, lo cual es un pronóstico alarmante ya que expande el incendio y hace efecto de remolino" contó a Télam otra de las vecinas ubicada en la confluencia del rio Villegas y río Manso.

Actualmente, la población civil que se dedicaba a tareas de ayuda, prevención y cortafuego -alrededor de 80 personas- fueron relevadas ya que "es muy peligroso" que se encuentren en la zona del incendio.

Carolina Alpac, vecina de El Manso, dijo que vecinos de la zona estaban esperando que la lluvia llegara a la zona de los incendios: "es la única posibilidad real de que amaine un poco".

La preocupación entre los vecinos es alta ya que calculan que, hasta el momento, "hay 5.000 hectáreas de bosque nativo consumidos".

Alpac explicó que el fuego se encuentra a 1 o 2 kilómetros de la zona: "ayer por muy poquito no llegó porque desvió el viento, casi de manera milagrosa, y se salvó el pueblito".

Según los vecinos, no los dejan ingresar a la zona de los incendios, generando conflictos entre los voluntarios que llegan al lugar para ayudar.

Si bien no se les permite participar de las tareas de extinción del fuego, los vecinos comenzaron a realizar cortafuegos en las zonas aledañas,

Alpac aseguró que más de 100 vecinos y pobladores se reúnen a las 6 de la mañana para pasar a Villegas y ayudar en tareas de prevención.

"Cada vecino está regando su casa, limpiando la maleza, árboles, ayudando a hacer cortafuegos y haciendo comidas y donaciones para la gente de las brigadas", dijo.

Ayer estuvieron a punto de la evacuación y hubo una familia de cinco integrantes que se autoevacuaron porque su hogar estaba en riesgo. Télam