Causa de Abuso: Docente de arte incentivaba el aprendizaje en su propia casa

Se conocieron ciertas particularidades en la enseñanza que tenía Helvert Collantes para incentivar el gusto por el teatro. Una fuente confiable aseguró que los casos se conocían hace tiempo y que es llamativo el silencio en torno al gestor cultural que ejercía la docencia sin poseer título habilitante.
jueves, 11 de noviembre de 2021 · 18:32

Helvert Rogger Collantes Morán es investigado por el Ministerio Público Fiscal por –hasta ahora- dos denuncias de presunto abuso sexual. Así quedó confirmado por el memo que envió la Fiscalía, el 7 de octubre de 2021, con carácter de “urgente” a Supervisión de Escuelas de Comodoro Rivadavia. Allí informó el inicio de la investigación. Ello sirvió para que se tomara nota de que el sospechoso se desempeñaba laboralmente en lugares donde hay mayoría de menores de edad.

El Diario El Patagónico informó sobre el caso después de acceder al comunicado de la Fiscalía y dialogó con una de las personas cercanas a quienes denunciaron a Collantes. Este medio decidió no publicar su nombre para proteger la identidad de las víctimas y no entorpecer el trabajo de la Justicia.

Según la fuente consultada, los hechos se conocían desde hace tiempo en los ámbitos educativos y artísticos en los que se desenvolvía Collantes, pero la mayoría optó por el silencio, pese al testimonio de las víctimas.

“Yo me enteré hace muy poco de esta situación y fue ahí cuando me empecé a involucrar en el tema. Pero esto ya se sabía, se corría el rumor en la ciudad y se lo guardaron”, afirmó la fuente de este Diario.

“Yo creo que hay varios motivos por los cuales no se hablaba del tema, o se les daba poca relevancia a los rumores. El que lo conocía podía decir ‘es un tipo tan genial, tan bueno; no creo que sea capaz de algo así’. Quizás esos son los factores que hicieron que solo queden en rumores”, consideró y destacó que, gracias a las denuncias en la Justicia y a la nota publicada por El Patagónico, el caso comenzó a tener más relevancia y se comenzó a hablar sobre el tema.

Quien dialogó con El Patagónico conoció a Collantes cuando tenía 14 años y el vínculo se dio por alguien que trabaja en la Secretaría de Cultura de Comodoro Rivadavia. “Yo me manejaba mucho en el Centro Cultural. Ahí surgían los vínculos. Te decían: ‘mirá, Helvert tiene una productora (Mablan), ¿no querés participar?’. Siempre eran esas dos salidas”, subrayó.

Según la fuente consultada, la personalidad y el carisma de Collantes –sumado a que el teatro y la expresión eran la actividad que los reunía- hacían que los vínculos se produjeran con total confianza. A tal punto que Collantes, quien llegó a Comodoro hace nueve años proveniente de Perú, habría invitado a sus alumnas a continuar con los ensayos en lugares que no fueran las aulas o espacios naturales.

“Yo he trabajado con él con alguna intervención en el Predio Ferial y tuve algunos ensayos con alguna compañera en su casa. Los ensayos que ocurrían en su casa eran siendo menores de edad. Todos confiamos al principio. Eramos menores de edad y en ese momento pensás ‘es un tipo re bueno, ¿por qué no voy a ir a su casa?’”, aseveró.

Insistió en que “mantenía ensayos en su casa con menores de edad. Evita Culturales, viajes y un montón de actividades… había un montón de actividades con menores. Siempre se manejó en ese entorno. La mayoría de las veces eran menores de edad”.

La fuente afirmó que “a mí nunca me pasó nada, pero en ese mismo momento pasaban cosas que yo no registraba. Y les pasó algo a las personas con las que yo compartía mi tiempo”.

Sin título y en silencio

Según la fuente consultada, Collantes ejercía la docencia sin poseer un título docente. “Helvert daba clases en la Escuela de Arte y no es profesor; tiene un cargo en la Escuela de Arte. Le estás dando el poder a una persona que no tiene título. Creo que eran privilegios que él tenía”, aseguró.

También apuntó contra las personas que conocían el caso y decidieron callarse. “El rumor cayó en boca de gente que decidió callarse porque si caía en boca de otras personas y empezaba a generar movimiento, yo creo que hubiera sido diferente. No sé quiénes son todos los que sabían, pero sí muchos que no se movieron. Lo que empezó a mover la causa fueron las denuncias (hace un mes) y la nota que publicaron”, consideró.

Paciencia

“Hasta que no salgan ellas a hablar, yo no puedo decir nada”. Es la frase que repite una y otra vez la persona que conoce a las víctimas y pidió paciencia con el caso que presenta ciertos paralelismos con otros que se conocieron en los últimos años sobre depredadores sexuales. Carisma y poder suelen ser combinaciones peligrosas. Por lo que se sabe, Collantes era un gestor elogiado en su tarea y el vehículo para que mucha gente consiguiera algo que tal vez ni pensaba obtener, como actuar en alguna obra de teatro.

“A partir de la nota (que publicó el martes El Patagónico) se desató una gran movida y de a poco y con los tiempos de la Justicia las víctimas van a poder salir a hablar y se va a empezar a esclarecer. Pero que no queden dudas de que esta persona es un abusador. Son las palabras que lo tienen que empezar a definir”, destacó quien dialogó con El Patagónico.

Y dejó un mensaje para aquellas personas que todavía sostienen que “Collantes es un hombre que respira teatro y que es incapaz de hacer algo similar a lo que lo acusan. A la gente que duda, lo lamento en el alma porque yo creo que si la víctima fuera una hija o un familiar o algo cercano a esa persona, no habría dudas. Hay gente que lo sigue apañando; lo sigue cuidando y no les cree a las víctimas”, cuestionó.

 

El Patagónico