Cristina se quedará hasta el 26 de enero en El Calafate para descansar

Llegó el 2 de enero a una ciudad castigada por la caída del turismo debido al Covid-19. Su cuñada, Alicia Kirchner, se recuperar del coronavirus, mientras aumentan los reclamos en la provincia.
sábado, 9 de enero de 2021 · 10:39

El 2 de enero, después de un 2020 que no cerró de la manera que esperaba en materia judicial, Cristina Kirchner arribó a Santa Cruz, más específicamente, a El Calafate. En su residencia, la misma que el fallecido juez Claudio Bonadio allanó durante tres días, permanece mientras el Gobierno decide cómo contener el fuerte rebrote de casos en todo el territorio. Santa Cruz, no es la excepción.

La ex presidenta regresará, señalaron fuentes de su entorno, cerca del 26 de enero a Buenos Aires. En una ciudad que expone una temporada turística preocupante para sus autoridades, por sus índices de ocupación, la vicepresidenta descansa, mientras su cuñada y gobernadora Alicia Kirchner, se recupera después de haber dado positivo en covid.

Tres vuelos de Aerolíneas Argentina aterrizan semanalmente en el aeropuerto internacional de El Calafate, lejos de los 12-14 que arribaban la temporada pasada. La pandemia del Covid modificó absolutamente todo. Sin embargo, el municipio que conduce Javier Belloni (FpV) sostiene que la administración de Alicia Kirchner debería habilitar que sean seis los vuelos que figuren en pantalla para repuntar una temporada que ya inició tardíamente y que no es prometedora.

En uno de esos vuelos arribó después de año nuevo, Cristina Kirchner a la villa turística. Una camioneta apostada en la tranquera de acceso a su residencia, permanece garantizando la custodia. Es un verano particular en El Calafate, el habitual movimiento de turistas no es tal, la tensión entre el municipio local y la gobernación va en aumento y esa rencilla, tiene historia: Javier Belloni, por la ley de lemas, le disputó la gobernación a Alicia Kirchner quedando a una diferencia de tan sólo 3.900 votos.

La vicepresidenta permanece estos días, en una ciudad que transita una temporada signada por el covid, una industria del turismo golpeada que teme no sobrevivir de no mejorar los indicadores en los próximos meses. Los hoteles de la familia Kirchner, no escapan a esa realidad, los únicos dos que permanecen abiertos -y con una intervención judicial-, no logran superar el 20% de su ocupación. La ecuación comercial sigue sin cerrar. La justicia dijo que esos complejos turísticos fueron utilizados para lavar dinero.

Días previos a su llegada, su hija Florencia Kirchner estuvo unos días en El Calafate. La familia aguarda el alta definitiva, además, de la gobernadora Alicia Kirchner que hace poco más de una semana, dio positivo en covid, después realizarse un testeo por un caso de contacto estrecho. La Provincia continúa aumentando los casos positivos y el sistema sanitario parece siempre estar al límite para contener los mismos. En Río Gallegos la terapia intensiva colapsó, una vez más, y en la villa turística en los últimos tres días se detectaron 251 casos.

Antes de su viaje a Santa Cruz, la vicepresidenta estuvo al frente de la última sesión del Congreso que terminó aprobando la ley del aborto, una promesa de campaña de Alberto Fernández. El año concluyó con diferencias políticas con la propia Casa Rosada, algo que marcó los primeros doce meses de gestión. Sin embargo, el frente más complejo continúa siendo el judicial. Respondiendo a esto, el Presidente en una de sus últimas declaraciones señaló que se debe ir hacia una reforma fuerte contra el Poder Judicial.

Cuando regrese a finales de enero a Capital Federal se reactivará el año judicial, después de la feria de verano mientras que, en paralelo, el Congreso comenzará a transitar el debate por la reforma del Poder Judicial que la vicepresidenta ya aclaró que no es su reforma, ni lo que ella pretendía de la misma.

Con este telón de fondo el año electoral, encontrará a la vicepresidenta, con un juicio por el presunto direccionamiento de la obra pública, que retomará las audiencias en febrero. Una sentencia el 10 del mismo mes, que escuchará Lázaro Báez en una causa por lavado, donde se sostiene que el dinero volcado a operaciones de blanqueo provinieron de los contratos viales que juzga otro Tribunal.

El primer semestre del año, puede traer otras novedades judiciales para Cristina Kirchner. El Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) aguarda la conclusión de dos pericias determinantes en el caso por lavado de dinero contra la familia Kirchner, que será lo que habilitará a los jueces a fijar fecha de inicio del debate oral. En simultáneo, otro TOF podría dar inicio al juicio contra la vicepresidenta por el atentado de la AMIA, caso que inició con la denuncia del fallecido fiscal Albero Nisman y donde se la procesó de encubrimiento agravado. (Fuente: clarin.com - Lucía Salinas)