Los robots del CES 2019: para doblar ropa, llamar al médico en caso de emergencia y hasta “curar la soledad”

Mientras veíamos una demo en el stand de LG en la CES 2019, un pequeño electrodoméstico blanco se movía a nuestro lado. No lo habíamos visto, hasta que hizo un pequeño sonido y se dio vuelta: un simpático robot nos miraba con sus ojos digitales y estaba listo para que le preguntemos algo.
miércoles, 09 de enero de 2019 · 22:01

Los robots son un clásico que siempre están presentes en la feria de Las Vegas, que arrancó este martes y dura hasta mañana viernes, siempre con los televisores como principales estrellas.
La edición 2019, que atrae cerca de 180 mil personas, presentó las innovaciones en robótica que fueron desde uno que dobla la ropa, el de Samsung que da información médica, la nueva versión del perrito Aibo de Sony de 3 mil dólares y hasta Lovot, uno que te abraza y que podés acariciar. Sí, sólo eso. Una especie de peluche electrónico muy tierno para dar y recibir amor robótico.
La gran mayoría con un denominador común que estuvo presente en gran parte de la feria, el “todo conectado”. Esto es, se interconectan con otros electrodomésticos y dispositivos de la casa para cumplir con funciones de asistencia al usuario. O simplemente para estar ahí, dando algún tipo de información.
Algunas de estas tecnologías parecen muy útiles, otras son demasiado extrañas y hacen pensar realmente a qué tipo de necesidades podrían responder. Sin dudas una máquina que doble las prendas que salen del lavarropas es algo que podríamos llegar a querer.
Empezando por los que no tienen forma de robot, Foldimate dobla cerca de 25 prendas en 5 minutos. Según explicaron, es lo que tarda una persona en doblar esa cantidad de ropa. Se ve como una impresora gigante, sólo que en vez de introducir papel, se mete ropa. El precio en Estados Unidos sería de 980 dólares. Un poco caro para realizar sólo una tarea.
Otro se encarga de lavar los dientes en 10 segundos (aunque la recomendación general de los dentistas suele ser de 2 minutos). Y-Brush es de una empresa francesa y se encarga de hacer esta tarea sin ningún tipo de esfuerzo.
También se presentó la “Breadrobot”, una máquina que puede fabricar 235 panes por día. Hace todo: mezcla los ingredientes, amasa y cocina. Algo conocido en Argentina, que cuenta con varios modelos, pero que realizan de a uno por vez.
Samsung y LG presentaron sus bots también, y acá ya sí empiezan a tomar forma de robot. Con la particularidad de que ambos tienen un aspecto similar al personaje de Disney Wall-E.
La primera dio a conocer a Bot Care, que ayuda en brindar información médica: puede tomar sus signos vitales, hacer musicoterapia para el estrés, detectar accidentes domésticos y llamar al médico o la policía en caso de emergencia.
LG presentó a Cloi, uno de los más simpáticos. Más cortito y bajito que el de Samsung, tiene otra función: es un asistente en la casa más útil en la cocina. Responde a comandos de voz para ayudarte a decidir qué cocinar a partir de los ingredientes que tenés en la heladera. Es un servicio similar al de Alexa de Amazon o Google Assistant, pero la idea es que sea independiente de estos servicios.
Otro de los que presentó LG es un exoesqueleto que ya tiene un tiempo en el mercado. Los CLOi SuitBot son una especie de traje que se coloca sobre la cintura y proporciona dos cosas. Por un lado, un apoyo al esfuerzo físico para subir, bajar y transportar objetos pesados. Y por el otro, tiene inteligencia artificial que indica qué movimientos son los mejores para realizar determinado esas acciones.
El más humanoide de todos los robots del CES es sin dudas Walker, de la empresa china Ubtech. El año pasado se había presentado una edición en esta misma feria pero no tenía manos. Ahora sí, tiene extremidades y puede asistir con un pedido, funcionar como mozo y, para demostrar su versatilidad, hasta jugar al fútbol.
Dentro de la categoría “de compañía” (qué bien podríamos rebautizar como “tiernos”), Sony dio a conocer a su versión actualizada de Aibo, un perrito robótico de unos 3 mil dólares.
Pero sin dudas uno de los más llamativos fue Lovot, el más simpático de todos. Se trata de una mascotita que reacciona ante nuestros estímulos como abrazarlo, tocarlo o rascarlo, y aprende de nuestros comportamientos. Si somos cuidadosos y le prestamos la atención suficiente, nos seguirá por toda la casa.
Es de la compañía japonesa Groove X. Su fundador, Kaname Hayashi, dijo alguna vez que Lovot fue creado “para curar la soledad”. También cuesta cerca de 3 mil dólares, como el de Sony

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias