Confirman que Rusia autorizó su vacuna de una sola dosis contra el coronavirus y sería eficaz contra las nuevas variantes

Se trata de la vacuna rusa de monocomponente producida por el Instituto Gamaleya. Está en Fase III y a la espera de los datos finales de seguridad y eficacia. Los investigadores señalan que, hasta ahora, su efectividad fue del 79,4%
jueves, 6 de mayo de 2021 · 10:16

Se podría decir que el proyecto científico de la vacuna Sputnik V producida en Rusia en el prestigioso Instituto científico Gamaleya ha desarrollado una tenaz capacidad de resiliencia. Mientras, la vacuna rusa no logra salir del banquillo de los acusados al que la empujan las dos agencias de regulación más importantes del mundo, como la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), de Estados Unidos, y la European Medicines Agency (EMA) por considerar aún que le falta publicar documentación científica respaldatoria, aparte del paper con revisión de pares publicado en The Lancet con los resultados de seguridad y eficacia de la Fase III.

Junto a la regulatoria brasileña ANVISA, las entidades señalan que la vacuna Sputnik aún plantea interrogantes sobre la integridad de sus procesos de fabricación, y que podría ser un problema de seguridad para las personas con sistemas inmunitarios más débiles, de concluirse que el problema fuera generalizado.

Sin embargo, en este contexto aciago para la proyección global de exportación de la vacunas -a pesar de que hoy se exporta a más de 22 países-, Gamaleya, a través del fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), hizo un anuncio revelador y muy acorde a los tiempos del “cuello de botella en la produccion de las inoculaciones”, de la escasez que padece el caso argentino y siendo hoy el principal proveedor de vacunas para la Argentina, por los contratos originales firmados (primero se firmó por 20 millones de dosis y luego Rusia se comprometió a 10 millones más). Pero además el proyecto más vigoroso es la producción nacional de la vacuna Sputnik en asociación con el laboratorio nacional Richmond, bajo el proyecto Sputnik V.I.D.A.

Actualmente, avanza un paso demostrando que comprende los escollos que plantea la pandemia y la ciencia frente a las vacunas, con el problema de acceso y la desigualdad creciente en la distribución de las dosis disponibles alrededor del globo.

El Ministerio de Salud de la Federación Rusa, el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología N. F. Gamaleya del Ministerio de Salud de la Federación Rusa y el RDIF anunciaron que la Sputnik Light fue autorizada en Rusia.

De acuerdo a las entidades, Sputnik Light, la vacuna monocomponente contra el COVID-19, ayudará a prevenir la propagación del coronavirus mediante una inmunización más rápida de grandes grupos de población, además de mantener una alta inmunidad en las personas que han padecido la enfermedad.

Más de