Una isla de Chile puede quedarse sin luz por la corrupción de su ex alcalde

El ex jefe comunal de Melinka y otros cuatro imputados podrían recibir condenas de hasta 12 años por apropiarse de dineros destinados a la compra de combustible para la generación eléctrica
lunes, 6 de diciembre de 2021 · 16:14

El ex alcalde de Las Guaitecas -un archipiélago de Chiloé distante a 1.200 kilómetros al sur de Santiago- junto a tres funcionarios del municipio y la esposa de uno de ellos, enfrentan cargos por malversación de fondos y fraude al fisco por 341 millones de pesos, por lo que arriesgan condenas que pueden ascender a los 12 años de cárcel. Los involucrados usaban los recursos entregados por el Estado para financiar en parte el combustible necesario para dotar de luz a la localidad de Melinka, por lo que los vecinos se encuentran alarmados ante la posibilidad de quedar sin electricidad de un minuto a otro.

Los hechos se remontan a 2016, cuando un informe de la contraloría dejó en evidencia irregularidades en la administración de la comuna de Las Guaitecas cuando estaba a cargo del exalcalde Cristian Alvarado y su jefe de finanzas Raúl Mancilla, quienes idearon un plan para mal utilizar fondos públicos. Tras el informe del organismo contralor, la Policía de Investigaciones (PDI) y el Ministerio Público iniciaron una investigación contra ambos personeros, la que sacó a la luz los delitos cometidos.

La investigación arrojó que el exalcalde, su jefe de finanzas, su esposa y el contador de la planta eléctrica más un segundo contador externo, realizaron operaciones fraudulentas para traspasar fondos públicos directamente a sus cuentas personales. Para ello, usaron facturas ideológicamente falsas que aparentaban la compra de combustible que necesitaba la planta eléctrica municipal, pero los recursos estatales no se ocupaban para ese fin. Por lo anterior, el fraude está a punto de dejar sin luz a toda la isla de Melinka.

Esta falta de control fue criticada por el actual edil, Marcos Silva. El personero lamentó que los recursos que deberían haber sido ocupados en la planta eléctrica municipal fueran destinados a otros usos, que nada tienen que ver con los beneficios a los vecinos locales. La autoridad aclaró que la planta recibe una subvención del 40% de sus gastos por parte del Estado, figura que fue aprovechada por los involucrados para usar los dineros a su favor. Con la excusa de comprar combustible para dar luz a los dos mil habitantes de la isla, hicieron negociaciones paralelas que sólo llenaban sus bolsillos, como por ejemplo “trajeron artistas que pagaron con la plata de la planta eléctrica y a la noche los mismos artistas iban a hacer un show en un restaurant que tenían a medias (el exalcalde) con el de finanzas”.

Malversación de caudales públicos

Ahora los habitantes de Melinka están preocupados por que el subsidio estatal es para la compra de combustible y no cubre la operación de la planta, como el pago de sueldos y mantenciones. Por lo mismo, temen que en cualquier minuto se podrían quedar sin luz. Los vecinos lamentan el delito, pero lo que más les duele es que se trata de personas a quienes conocían de toda la vida, más que mal, en la isla sólo viven cerca de 1.400 personas.

A esto se suma que no cuentan con un proveedor que les entregue más combustible. Con quien tienen un acuerdo se cansó de las irregularidades por parte del municipio y cortó ese suministro hasta que se aclaren los pagos. El tema no es mejor puesto que incluso durante la investigación judicial no se ha podido determinar de forma exacta cuánto dinero se le debe. Y más aún, no existe en la apartada zona otra empresa que pudiera cubrir esta necesidad.

Desde el poder judicial, informaron que el perjuicio fiscal total asciende a un monto de $ 341.681.830 pesos (más de US$400.000), por lo que el exalcalde y sus cuatro colaboradores arriesgan penas de 12 años de cárcel en un juicio oral que se desarrolla luego de dos años de investigación.

En la investigación salieron a la luz facturas falsas y depósitos directos a las cuentas bancarias de los involucrados, por lo que el fiscal a cargo de la investigación, Carlos Palma, comentó que se trató de una estructura bastante básica para cometer las irregularidades. El abogado explicó que “parte de los dineros que gastaban era para el combustible para hacer funcionar la luz eléctrica, pero usaron facturas falsas pues el supuesto emisor de la factura nunca las había emitido (…) un modo básico de cometer este delito” de malversación de fondos y fraude al fisco. También se confirmó la compra de dos propiedades con esos mismos recursos, pero en otras propiedades no se pudo confirmar el origen de los recursos comprometidos para sus pagos.

Pero hay más irregularidades. El municipio pagó en reiteradas oportunidades por el uso del restaurante y hotel perteneciente al el exalcalde y su socio. “El municipio contrataba servicios o venían personas contratadas por el municipio y se hospedaban en el hospedaje propiedad del mismo alcalde con su jefe de finanzas, o se ofrecían servicios de alimentación en este restaurante que también era propiedad de ellos. Por tanto, el municipio, en este caso el jefe de finanzas y el alcalde Alvarado, visaban y pagaban a ellos mismos”, explicó el exconcejal y denunciante en esta causa, Marcos Saavedra.

Los imputados por esta causa permanecen con arresto domiciliario a la espera de la condena en la cercana localidad de Coyhaique.

Los problemas generados por la luz no son nuevos para los habitantes de la isla. De hecho, desde el comienzo de la pandemia sus autoridades han reclamado por la compleja situación económica que vive la comuna, por lo que en más de una oportunidad -nuevamente- han temido por el suministro eléctrico. Mediante un comunicado fechado en agosto de 2019, la municipalidad de Las Huaitecas ya denunciaba la falta de “alrededor de 200 millones de peso para poder generar electricidad hasta fin de año” luego que el ministerio de Energía redujo esa suma de los recursos destinados a la generación de electricidad. El documento agrega que “las autoridades locales manifiestan esta preocupación, ya que, de no haber una eficiente y rápida solución, no es difícil considerar que la comunidad se manifieste con protestas, lo que agravarán mucho más este problema”.

Fuente: Infobae 

 

Más de