Federaron Económica pidió dialogo pero criticó a Monsalvo

Lo hizo el presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, en relación a la situación que cumplió 12 días. Consideró que las propuestas de mejoras salariales realizadas son “importantes”. Dijo que Monsalvo “impuso” condicionamientos al Jefe de Policía. 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

El presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, se refirió al conflicto entre la Policía y el Gobierno Provincial, generado a raíz de reclamos salariales, y que se viene desarrollando desde hace más de 10 días.

Al respecto, señaló que “estamos siguiendo de cerca esta situación, ya que el tema de la seguridad tanto para la población como para el sector que representamos es de vital importancia”, agregando que “estamos convencidos que se necesita una mejora sustancial no sólo en lo salarial, sino también en infraestructura, equipamiento y capacitación, además de buscar un nuevo horizonte en materia de profesionalización policial”.

“Creemos que el rol del policía – continuó Polke - es importante para la buena convivencia en nuestra sociedad y es el policía el ciudadano encargado de proteger a esa comunidad, por lo que más allá de las posiciones de ambas partes, es importante que se mantenga el diálogo, herramienta fundamental para la solución de esta crisis, diálogo que creemos debe darse en un ámbito de respeto y de predisposición para el logro de los objetivos”.

Al referirse al protagonismo que viene tomando el ex suboficial Mario Monsalvo en este conflicto, a partir del cual las autoridades provinciales han señalado que dicho conflicto trascendió el reclamo salarial, para convertirse en político, Polke señaló que “en estos días observamos videos que están circulando en Internet donde el ex suboficial imponía condicionamientos al Jefe de la Policía - Jorge Hassan – y posteriormente, subido a una mesa, arenga a sus camaradas con una niña pequeña en brazos… Sinceramente, no me parece que ésta debiera ser la forma de expresarse ni de actuar de un policía”, consideró el empresario.

Sobre este mismo aspecto, Polke agregó que “ésta no es la clase de policía que uno espera para proteger a la comunidad, y en contraposición, se vio a otros policías que se expresaron en forma correcta y, principalmente, manteniendo y valorando la investidura que les fue otorgada, ya que no hay que olvidarse que al ingresar a la fuerza policial, aceptaron sus reglamentos internos, y principalmente el respeto”, para luego opinar que “la dignidad no tiene precio, por lo que con frases como ‘la dignidad no se negocia’ o ‘queremos un sueldo digno’ – propuestas como banderas del conflicto - a mi entender, lo que se intenta es cotizar en 3.000 o 4.000 pesos la dignidad de un trabajador”.

Retomando la importancia de la recuperación del diálogo como herramienta para destrabar este conflicto, el presidente de la FESC interpretó que “creemos que el Gobierno Provincial entendió el reclamo, abrió las puertas del diálogo y propuso alternativas importantes, que a lo mejor no sean las que el trabajador policial pretendía, pero hay que comprender que el Estado transita un momento económico difícil, que está repercutiendo en todos los sectores de la Administración Pública, como así también en la prestación de servicios esenciales como la salud o la educación, y por el propio sector que desde las Cámaras empresarias representamos, con caídas de ventas y algunos proveedores con importantes deudas con el propio Estado Provincial”.

Luego de recordar que desde la Federación “hemos sido muy críticos y denunciamos ante la opinión pública los distintos errores que creímos se estaban cometiendo a la hora de administrar los recursos del Estado”, agregó que “seguimos poniendo el hombro para que entre todos salgamos de esta situación”, a partir de lo cual “le pedimos a las autoridades del Gobierno que maximicen los esfuerzos para dar una respuesta al personal policial, que se pueda sostener en el tiempo y que tampoco perjudique las ecuaciones económicas de los otros sectores de la sociedad, ya que entendemos que no debería ‘desvestir a un santo para vestir a otro’” y al personal policial que “continúen predispuestos a escuchar, debatir y aceptar estas alternativas, sin dejarse llevar por pasiones ni resentimientos personales, que nada bien le hacen a la Institución, ni a la sociedad en su conjunto”, concluyó. (El Diario Nuevo Día).