Acusan a un juez de Santa Cruz por encubrir casos de trata

Unas escuchas vinculan a un magistrado cercano a los Kirchner con un sitio de explotación sexual.
martes, 6 de junio de 2017 · 06:29
Un puñado de jueces sospechados por mal desempeño asoman en la libreta del oficialismo en el Consejo de la Magistratura. El organismo dio esta semana los primeros pasos para investigar a Mario Reynaldi, juez del Tribunal Oral Federal (TOF) de Santa Cruz.

El magistrado fue denunciado por el fiscal Marcelo Colombo por un supuesto encubrimiento a un policía que manejaba una red de trata que prostituía mujeres en las afueras de Río Gallegos.

La denuncia se enfoca en una serie de escuchas telefónicas entre el juez y el comisario santacruceño Horacio Herrera, cuyo teléfono estaba intervenido ante la sospecha de su supuesto vínculo con la explotación sexual de mujeres.

Julio de 2012. El comisario Herrera llamó al juez Reynaldi. Con un trato de mucha confianza, el policía le pidió primero un contacto en la Aduana, que el magistrado brindó con nombre y apellido. Después, el juez le pidió un favor para un "amigo" con sus "chicas"

Juez Reynaldi: -Estoy preocupado, Chiche. Tengo un amigo acá...

Comisario Herrera: -¿Qué pasó?

Juez: -Y... está enamorado de tus chicas.

Comisario: -¿Quién es ese hombre?

Juez: -Che, no sé, está enamorado. Hablá con él, hablá con él... (le pasa el teléfono)

El fiscal Colombo, titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, entendió que este diálogo revela, por lo menos, que Reynaldi conocía sobre la supuesta actividad ilícita de Herrera, pero en ningún momento se presentó ante la Justicia para denunciarlo.

Reynaldi, 52 años, es un hombre de confianza de Carlos Zannini, la mano derecha de los Kirchner. Asumió en el TOF de Santa Cruz en 2008, época de auge de los santacruceños en el poder.

Diálogos complicados

El fiscal presentó ante el Consejo más diálogos comprometedores. Otra charla teléfonica. Tres días después de haber sido allanado uno de los domicilios que funcionaba como prostíbulo, el juez le preguntó al comisario si tenía novedades sobre los "operativos".

La última conversación que expone a Reynaldi es un SMS. El comisario recibió un mensaje del juez: "Llamame desde un tel público. Es urgente, vas a ver que soy tu amigo", escribió el magistrado.

Unos días después, el comisario le confesó a un conocido por ese mismo teléfono pinchado que lo "llamaron de Buenos Aires" y que alguien le avisó que tenía el teléfono intervenido por el tema de la trata.

"Queda la duda si fue Reynaldi quien dio aviso a Herrera de la intervención telefónica practicada sobre su línea. Sin embargo, lo expuesto aquí viene a aumentar el grado de sospecha", sostuvo Colombo.

El fiscal remarcó en su denuncia que el juez Reynaldi había tenido acceso al expediente a pesar de que la investigación contaba con secreto de sumario.

El comisario Herrera declaró la semana pasada ante el Consejo. El vicepresidente Miguel Piedecasas, instructor de la denuncia, aceleró la etapa de recolección de pruebas: tiene previsto tomar nueve declaraciones testimoniales más en las próximas semanas.