Tras ser baleada por su ex, agradece "a Dios y a los médicos" por seguir viva

Yo en realidad no quiero hablar de él, porque murió y pagará ante Dios sus pecados y problemas ya se los llevó y me dejó a mi tranquila”, dijo la mujer que fue víctima de violencia de género en Caleta Olivia.
jueves, 1 de octubre de 2015 · 08:38
Parece mentira pero gracias al buen trabajo de los médicos del Hospital Zonal, María Cristina Flores, la mujer que fuera víctima del brutal ataque hace una semana, donde recibió tres disparos, hoy pudo brindar su testimonio a los medios de comunicación. 

Cabe recordar que el agresor fue Pedro Hernández (ex pareja de Flores) quien tras realizar el ataque, se mató al dispararse un tiro en la cabeza.

María Cristina, demostró una gran fuerza de voluntad de querer vivir, estuvo varios días en terapia intensiva, y sumado al excelente trabajo de los médicos del Hospital Zonal, fue evolucionando día a día para hoy tener una franca mejoría.

"En este momento me siento bien, ya estoy en recuperación, siempre agradeciéndole a Dios quien puso su mano en las manos de los médicos y lograron salvarme la vida, de un momento que pase tan desgraciado, que no lo esperaba (visiblemente emocionada).

Por otra parte, Cristina Flores, destacó su agradecimiento "a los compañeros de trabajo, la gente del jardincito maternal Virgen del Valle”.

"La violencia de género siempre está en todo momento, nosotras como mujer, debemos prestar atención ante cualquier hecho de violencia de género tanto para el hombre como para la mujer", dijo.


"Yo trabajo en un jardincito y en una institución con claro sentido social. Estoy con pequeños desde 1 año, soy una persona tranquila, que la violencia no la maneja”.

Ante la consulta sobre el hombre que le aplicó los disparos sobre su humanidad, Cristina Flores dijo que "a él lo conocí a través de amistades, me demostraba ser una persona buena, pero parece que tenía un problema. Yo en realidad no quiero hablar de él, porque murió y pagará ante Dios sus pecados y problemas ya se lo llevó y me dejó a mi tranquila”.

Más adelante, Cristina quien tiene 42 años de edad, comentó que Hernández, la molestaba y "no aceptaba un no; y tiempo atrás ya la había dicho que no me molestara más. El día del hecho, él se bajó de la camioneta y me dijo: 'quiero hablar con vos porque me denunciaste'. En ese instante me hice para atrás y cuando vi que sacó su arma, di la vuelta y comencé a correr.

El primer disparo lo sentí, al segundo ya no lo sentí y ahí me desvanecí. Yo en ese momento no sentí nada y recién me desperté el día viernes en el hospital, luego de las operaciones y gracias al milagro de Dios y el trabajo de los doctores, recién tomé conciencia lo que había pasado y que volví a vivir”.

Cristina es madre soltera y tiene un doble trabajo para poder ser el sostén de familia, pagar un alquiler, la comida, en fin, todo.

"A partir de ahora mi vida va a seguir con un gran problema que es el tener miedo, de pensar que ya no voy a poder estar tranquila, porque no sé qué pueda pasar. En este momento, no me explico porque se sucedió todo de esta manera, dado que soy una persona tranquila, que no molesta a nadie, ni hace mal a nadie, no se por qué pasó".

"Los médicos me manifestaron que va a llevar tiempo mi rehabilitación. El tema del brazo va a llevar su tiempo, está inhabilitado, no lo puedo usar y gracias a Dios, la cabeza está todo bien y la bala no ingresó sino que chocó el hueso y el pulmón también está bien”.  (La Vanguardia del Sur)