La inflación que se “come el asado”: del aumento de la carne a “la vaca” para compartir el corderito

El tradicional cordero del 'Día de la Madre' se ubica este año en torno a los 10.000 pesos por unidad en Comodoro Rivadavia, si se trata de una pieza de 10 kilos. El valor en góndola trepó casi el doble que el año pasado.
domingo, 17 de octubre de 2021 · 10:29

No es una novedad que el precio de la carne acumula las mayores subas  en el último tiempo, por encima de los índices promedio de la inflación.  El tema se ha evidenciado nuevamente con la demanda mayor que se da por el tradicional "cordero por el Día de la Madre", que este año directamente o los 10.000 pesos. Tácticas para seguir celebrando el encuentro, sin quebrar el intento…

El dato duro de la estadística del INDEC refleja lo que no cada habitante siente en sus propios bolsillos, con especial ahínco en la Patagonia, que en los últimos 12 meses acumula el mayor Índice de Precios al Consumidor del país, con casi un 54 por ciento. 

Dentro de ese promedio general de precios, el rubro alimentos encuentra algunos componentes que superan largamente el promedio. La carne, por ejemplo, se elevó un 67 por ciento entre septiembre de 2020 y el mismo mes de este año, aunque algunos cortes, incluso, tuvieron mayores variaciones que otros.

En el caso del cordero no hay muchas dudas. El año pasado una pieza de 10 kilos se podía conseguir por 5.000 ó 5.500 pesos, según contaron algunos memoriosos que suelen guardar los ‘tickets’ a esta agencia, pero en la última semana el valor llegó a orillar los 10.000 pesos (manteniendo el mismo pesaje de referencia), con un promedio de 1.000 pesos el kilo. 

Dante Jurado, de Frigorífico Patagonia, precisó que el cordero del Día de la Madre es el más caro de la temporada, por ser el primero del año, por lo que indicó que los valores en esta fecha se ubicaron en torno a esa referencia de precios.

No porque sea costumbre, la dificultad para la compra se hace menos  notoria ... y no son pocos los grupos familiares o de amigos que, a diferencia de otros momentos, debieron apelar a la tradicional 'vaquita' para comprar entre tres o cuatro lo que antes podía asumir como un gesto de generosidad o 'desprendimiento'. No va más el "ustedes traigan el postre y el vino, que yo pongo el cordero". Ninguno. Esa opción queda reservada para muy pocos casos, de extraña valentía.

Qué pasó campo adentro

“Este año hubo menor parición en algunos sectores, por problemas climáticos, por nevadas y también por sequías, que sigue siendo el problema recurrente”, explicó Osvaldo Luján, presidente de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia . 

"El año pasado al productor le pagaban aproximadamente 305 pesos por kilo al gancho y este año le están pagando alrededor de 480, lo que significa un 60 por ciento de aumento -añadió el rualista-. Lo que sí hemos visto que en góndola el aumento es mayor, porque el año pasado estaba alrededor de 460 pesos y hoy no baja de 900 pesos, lo que significa un 100 por ciento ”.

De este modo, el precio al consumidor ha seguido la tendencia que tuvo el resto de los cortes de carne de vaca, con una suba de determinados cortes, como el asado, que se ubica cerca del doble de lo que se obtuvo hace un año. 

“Igualmente, lo que ha bajado es el poder adquisitivo de la gente –opinó el dirigente ruralista-. Si hablamos del cordero, que es un producto estacional, en mi opinión personal debería tener un diferencial de precios, porque se produce una vez al año, una diferencia de la carne de vaca que está disponible todo el año ”.

De igual modo, Luján insistió en el efecto de la menor parición de corderos en los últimos años. Según la última encuesta ganadera, con datos de 2020 y 2021, el porcentaje de parición se ubicó en el 53 por ciento, “lo que es una producción baja para la necesidad del establecimiento para recuperar sus existencias. Eso marca un problema de recuperación de stock, por eso también va a haber menos oferta de corderos ”, indica.

En esa línea, explicó que mientras el año pasado hubo 1.100.000 madres al servicio, lo que dio 550.000 corderos, este año ya se proyecta una merma sobre ese número, lo que terminará de confirmarse en los próximos dos meses, cuando se produce la mayor cantidad de pariciones del año. 

“Los corderos que salen a la venta ahora, para el Día de la Madre, son los de la costa o de chacra, en los valles, que se dedican a esto específicamente, pero el grueso de la producción se va a ver para diciembre, en las fiestas de fin de año”, precisó. 

Las vaquitas por el cielo

El del cordero no es el único precio que ha escalado en el último tiempo en el mercado de carnes argentinas. En ADNSUR ya hemos hablado en otros informes anteriores sobre los fuertes incrementos en el último tiempo, lo que en su momento derivó en que el gobierno nacional redujera el cupo de exportaciones, para intentar poner un freno. 

Algún efecto hubo, según comentó Dante Jurado al ser consultado sobre el movimiento de precios en los últimos meses. “Un poquito se ha desacelerado –dijo el distribuidor de carne-, después del cierre de las exportaciones se tranquilizaron un poquito los precios”.

Esa apreciación es confirmada por los datos del INDEC, que en la última medición refleja el aumento de precios de la carne en septiembre de este año con respecto al mismo mes del año pasado, pero a su vez hay leves bajas en relación a agosto último. 

Aunque el organismo nacional mide precios sólo en carnicerías de Gran Buenos Aires, que quedan desfasados en relación a los precios de Comodoro, puede resultar útil la referencia: el kilo de asado, que en septiembre de 2020 se pagaba a 360 pesos en promedio, este año se ubicó en 665, lo que significa un 85 por ciento. 

La paleta, que costaba 374 pesos en septiembre del año pasado, este año se ubicó en 656, lo que significa casi un 76 por ciento. Sin embargo, este corte tuvo una leve mejora, ya que resultó 7 pesos más barato que en agosto. Otro corte que tuvo una mejora en septiembre es la nalga, que se redujo en 5 pesos por kilo en Buenos Aires, ubicándose en 832 pesos, aunque esto significa un 75 por ciento más que hace un año. 

En esa vorágine de precios, habrá que ver si hace efecto el mensaje del nuevo secretario de Comercio del país, Roberto Feletti, quien al promover un acuerdo de congelamiento de precios, que está bastante dudoso, propuso un eje que no siempre es considerado: "no queremos que las empresas pierdan, pero apelamos a que ganen más por cantidades que por precios". 

Algunas carnicerías de Comodoro han intentado esa tendencia en el último tiempo, colocando promociones que bien sirven para mover volumen cuando las ventas están caídas. 

El dato para el mes próximo

Así las cosas, hay que apelar a las técnicas de ‘compra comunitaria’ para bancar el asado, sea cordero, asado o unas buenas milanesas. 

Dante Jurado dejó un dato, sin embargo, al que conviene prestar atención: “va a haber muy buen cordero y mucho dentro de 20 días o un mes, pero puede ser que se pasen de largo y para las fiestas estén muy grandes”. 

Ojo al parche : el mes que viene habrá que estar atentos, puede que el corderito mejorado en algo su precio, en relación a los 10.000 morlacos que se lleva ese día de la Madre. Si es así, a hacer lugar en el freezer: guardar el corderito para las fiestas, o el lechón, puede transformarse en un rasgo de economía creativa, después de tanto dólar ahorro, dólar blue, acciones de la bolsa o criptomonedas vueltas por el aire. (ADN Sur)