No descartan un mercado negro de medicamentos en la investigación por las 30 vacunas robadas en Comodoro Rivadavia

La Brigada de investigaciones sigue con todas las hipótesis tras el hurto de las 30 dosis de Sputnik V en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Ayer en conferencia de prensa, el ministro de Seguridad Massoni indicó que la demora en realizar la denuncia complica aún más las averiguaciones.
jueves, 18 de febrero de 2021 · 09:09

En el marco de la causa por las vacunas contra el Covid-19 que fueron robadas del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, Pablo Lobos, desde la Brigada de Investigaciones de la Policía indicó que los allanamientos se realizaron con resultado satisfactorio; no descartó avanzar sobre distintas hipótesis y en principio, negó que los operativos hayan comprendido domicilios personales de directivos y responsables del Área Programática.

Afirmó que los procedimientos se realizaron sin incidentes y derivaron en pruebas que se encuentran en etapa de evaluación, especialmente en lo que respecta al secuestro de teléfonos celulares.

El procedimiento policial incluyó a distintos barrios y en particular a enfermeros; personal de limpieza y de seguridad que presta funciones en el hospital Regional. “También se incluyó a personal de otros nosocomios que están afectados al vacunatorio y al operativo COVID-19”.

El operativo comprendió a quienes trabajaron durante los días en los que se sospecha, pudo haberse cometido el ilícito, el 26 y 27 de enero. “No hubo ningún incidente, ni ningún tipo de violencia. Simplemente se les explicó las medidas a llevar a cabo y todas las personas colaboraron. En casi todos los allanamientos se secuestraron teléfonos celulares que serán peritados por el equipo técnico de la Fiscalía. Las personas aceptaron el procedimiento e inclusive el propio fiscal jefe Juan Carlos Caperochipi se encargó de dar una charla previa al personal afectado. Debíamos hacerle saber a la gente los motivos del trámite, de manera clara. Todo fue aceptado de buena manera como cuando uno no tiene nada que ocultar”.

“No se descarta –dijo Lobos- ninguna hipótesis. Tenemos una doble responsabilidad, por un lado para clarificar como investigación y también para la ciudadanía en general que quiere saber qué fue lo que ocurrió con la vacuna. Estamos trabajando junto a la fiscal de la causa, la doctora Andrea Rubio y esperamos seguir avanzando porque quedan muchas cosas por hacer”.

En cuanto a las futuras diligencias, el responsable de la División Investigaciones Policiales planteó su intención de que la causa “avance” en función del impacto que generó el conocimiento del hecho por parte de la comunidad. Y no precisó fechas para establecer pruebas de los peritajes telefónicos: “No podría precisarlo porque es facultad el fiscal jefe pero entiendo que se le dará celeridad para tener el mayor caudal de información posible. En un mes aproximadamente ésta información debería estar completa y analizada”.

Respecto a la existencia de un presunto “mercado negro” de medicamentos, el comisario Lobos dejó entrever que se evalúan todas las pistas posibles que lleven al esclarecimiento del hecho incluída una posible comercialización ilegal de las vacunas sustraídas. “En principio en ésta etapa de la investigación tampoco podríamos descartarla”. (Fuente: Diario Jornada)