Un mosquito robot es la máquina voladora más ligera del mundo

Se alimentan por seis pequeñas células solares que pesan 10 miligramos cada una, que están ubicadas sobre las alas para no interferir con el vuelo.
martes, 2 de julio de 2019 · 08:29

Un pequeño robot con alas con la apariencia de un mosquito se ha convertido en la máquina voladora más ligera capaz de volar sin estar conectada a una fuente de energía. El mosquito robótico, que funciona con energía solar, ha sido desarrollado por Noah Jafferis y otros investigadores del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard.

Sus creadores se han inspirado en la biología de una abeja para lanzar estos RoboBees, que podrían destinarse a diversas funciones en el sector de la agricultura o incluso para ayudar en caso de desastres.

Un RoboBee mide aproximadamente la mitad del tamaño de un clip, unos 6 centímetros, pesa solo 259 gramos y vuela utilizando "músculos artificiales". En concreto, las alas están controladas por dos placas musculosas que se contraen cuando el voltaje pasa a través de ellas.

Se alimentan por seis pequeñas células solares que pesan 10 miligramos cada una, que están ubicadas sobre las alas para no interferir con el vuelo. Algunos ejemplares también son capaces de pasar de nadar bajo el agua a volar.

La idea del RoboBee surgió con la voluntad de desarrollar vehículos micro-aéreos autónomos capaces de realizar un vuelo autónomo y autodirigido y de lograr un comportamiento coordinado en grandes grupos.
Con ese objetivo, el desarrollo del RoboBee se divide en tres componentes principales: el cuerpo, el cerebro y la colonia. Para desarrollar el cuerpo se construyen insectos robóticos capaces de volar por sí solos con la ayuda de una fuente de energía compacta y perfectamente integrada.

En el cerebro se ubican los sensores "inteligentes" y la electrónica de control que imitan los ojos y las antenas de una abeja, y pueden detectar y responder dinámicamente al medio ambiente.

El enfoque de la Colonia permite coordinar el comportamiento de muchos robots independientes para que actúen como una unidad efectiva, explican en la web del instituto Wyss de Harvard.

Para construir los RoboBees, los investigadores del Instituto Wyss han desarrollado métodos de fabricación innovadores, las denominadas tecnologías Pop-Up Microelectromechanical (MEMs) que ya han ampliado considerablemente los límites del diseño robótico actual. (Iprofesional.com)