Pronostican que el cohete chino caería a la Tierra durante el fin de semana

Se espera que los restos de un cohete chino caigan a la Tierra en una reentrada descontrolada entre el sábado a la noche o en la mañana del domingo.
viernes, 7 de mayo de 2021 · 19:26

El mundo está en vilo a medida que el segmento principal del vehículo Long March-5b, que se utilizó para lanzar el primer módulo de la nueva estación espacial china el mes pasado, desciende sin control hacia la Tierra.

Con 18 toneladas, es uno de los objetos más grandes en décadas que caerá sin dirección en algún punto de la Tierra

Estados Unidos dijo el jueves que estaba observando la trayectoria del objeto, pero que por el momento no tenía planes de derribarlo.

"Tenemos la esperanza de que aterrice en un lugar donde no dañe a nadie", dijo el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin. "Esperemos que en el océano, o en algún lugar así".

Varios expertos en modelización de desechos espaciales apuntan a finales del sábado o principios del domingo como el momento probable de la reentrada. Sin embargo, estas proyecciones son siempre muy inciertas.

La etapa del núcleo del Long March-5b, que fue inyectada en una órbita elíptica de aproximadamente 160 km por 375 km sobre la superficie de la Tierra el 29 de abril, ha ido perdiendo altura desde entonces.

La rapidez con la que la órbita del núcleo seguirá decayendo dependerá de la densidad del aire que encuentre en altitud y de la cantidad de arrastre que produzca. Estos detalles son poco conocidos.


La mayor parte del vehículo debería arder en su caída final a través de la atmósfera, aunque siempre existe la posibilidad de que los metales con alto punto de fusión, y otros materiales resistentes, puedan sobrevivir hasta la superficie.

Hace un año, cuando una etapa de núcleo similar regresó a la Tierra, se identificaron en el suelo de Costa de Marfil (África) unas tuberías que se suponía eran del cohete.

Las posibilidades de que alguien sea alcanzado por un trozo de basura espacial son muy reducidas, entre otras cosas porque gran parte de la superficie de la Tierra está cubierta por el océano y porque la parte que es terrestre incluye enormes zonas deshabitadas.

La zona de caída potencial en este caso se ve restringida aún más por la trayectoria de la etapa del cohete. Se desplaza con una inclinación respecto al ecuador de unos 41,5 grados. Esto significa que ya es posible excluir que cualquier resto pueda caer más al norte que los 41,5 grados de latitud norte aproximadamente y más al sur que los 41,5 grados de latitud sur.

China negó la acusación de negligencia de la comunidad internacional al permitir el regreso descontrolado de un objeto tan grande. Los comentarios de los medios de comunicación del país han calificado de "exageración" los informes occidentales sobre los posibles peligros que entraña y han pronosticado que los restos caerán probablemente en algún lugar de las aguas internacionales.

El Global Times citó al experto aeroespacial Song Zhongping, quien añadió que la red de vigilancia espacial de China mantendría una estrecha vigilancia y tomaría las medidas necesarias en caso de producirse daños.

Sin embargo, el respetado catalogador de la actividad espacial, Jonathan McDowell, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, de Estados Unidos, dijo que la situación se reflejaba mal en China. "En efecto, se considera una negligencia", declaró

"Este es el segundo lanzamiento de este cohete; los restos en Costa de Marfil el año pasado eran del lanzamiento anterior, es decir, un cohete básicamente idéntico.

"Estos dos incidentes -el de ahora y el de Costa de Marfil- son los dos objetos más grandes dejados deliberadamente para reentrar sin control desde el Skylab en 1979".

Los fragmentos de la estación espacial estadounidense Skylab se esparcieron por Australia Occidental en 1979, atrayendo la atención mundial.

Hugh Lewis, que modela los desechos espaciales en la Universidad de Southampton (Reino Unido), señaló que más de 60 años de vuelos espaciales habían dejado un gran legado de chatarra en órbita. La responsabilidad de esta basura recae en varios países, pero principalmente en Rusia y Estados Unidos.

"Vale la pena recordar que hay aproximadamente 900 etapas de cohetes orbitales en la órbita baja de la Tierra, abandonadas por casi todas las naciones con capacidad de lanzamiento y con una masa combinada de órdenes o magnitudes superiores a la que se espera que vuelva a entrar en la atmósfera este fin de semana", publicó el Dr. Lewis en Twitter.

La práctica moderna exige que las etapas de los cohetes se desorbiten lo antes posible después de su misión. En el caso de los grandes segmentos del núcleo, éstos suelen volver directamente, dentro de una órbita, cayendo en el océano o en tierra (la empresa estadounidense SpaceX ahora aterriza sus etapas del núcleo para que puedan volver a utilizarse).

En el caso de las etapas superiores que entran en una órbita y pueden dar varias vueltas al mundo mientras posicionan con precisión una carga útil, se prefiere incluir un motor reencendido que pueda dirigir la etapa hacia el retorno en la primera oportunidad.

Por lo general, esto sería sobre un océano - potencialmente en el lugar más alejado de la tierra en el Pacífico Sur, entre Australia, Nueva Zelanda y América del Sur.

En un área de aproximadamente 1.500 kilómetros cuadrados, esta región es un popular cementerio de elementos de cohetes y satélites desaparecidos, donde se cree que los restos de unas 260 misiones están dispersos en el fondo del océano.



 

Más de