Llamativa tendencia en el Congreso: más de la mitad de los senadores contrató a parientes

Menem, Rojkes, Sanz, Pichetto, Reutemann, Giustiniani y Pino Solanas nombraron a familiares; hay dos ex Gran Hermano en la nómina de 70 empleados.

martes, 12 de agosto de 2014 · 00:00

Hijos, maridos, hermanos, sobrinos. También novias. La designación de familiares en el Senado dibuja un amplio árbol genealógico que no distingue ideologías, partidos ni provincias. Más de la mitad de los senadores empleó a allegados como secretarios o asesores. Son personas de confianza, técnicos con experiencia o miembros de aceitados equipos de trabajo, aseguran los legisladores. Muchos viven en las provincias, lejos del Congreso.

Menem, Rojkes de Alperovich, Reutemann, Sanz, Santilli, Pichetto, Giustiniani y Pino Solanas son algunos de los que nombraron a familiares en sus despachos y otras oficinas parlamentarias. Cuarenta y un senadores designaron a personas de su núcleo íntimo. Se trata de casi 70 casos entre los 187.508 registros que analizó LA NACION.

Entre los senadores, aparece la santacruceña María Ester Labado, que nombró a Karina Labado, aunque no contestó que tipo de parentezco tienen.

Algunos forman parte de la planta permanente de la Cámara, es decir, que permanecerán como empleados públicos cuando termine la gestión familiar. Y un grupo percibe sueldos de los más altos en la escala jerárquica parlamentaria, con salarios que superan los $32.000 mensuales sin contar extras como título universitario o antigüedad. El listado incluye una cuota de farándula: dos ex Gran Hermano caminan los pasillos del Congreso. (fuente: La Nación)